documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

martes, 31 de marzo de 2015

WELCOME TO THE MACHINE


¿Cómo os han inoculado la obediencia?
¿Quién os ha convencido?
¿En qué momento el mundo
-lugar siempre incompleto, inmarcesible-
se os hizo necesario y concluido?
¿Cuándo los sacerdotes,
psicólogos, ministros, publicistas,
lograron que encontraseis su basura
veraz y apetecible, deliciosa?
¿Cómo es que continuas
esperando tu turno, con modales
perfectamente pulcros,
y enrojeces de placer y de alegría
cuando al fin te han concedido
avanzar una casilla?
¿Pero es que no te queda
ni un gramo de ti mismo, amigo mío?

Cristóbal Pérez. En: Voces del Extremo. Madrid, 2014. Poesía y Desobediencia. Ed. Amargord, 2014.

MIREN QUÉ GRAVES


   (Francisco de Goya y Lucientes, Caprichos, Grabado 63)

Comentario manuscrito (anónimo, finales del siglo XVIII) de los Caprichos, conservado en la Biblioteca Nacional:
 No se ven en el mundo más que monstruosidades: dos fieras monstruosas llevan á cuestas á dos personas: el uno da por ser valiente, pero ladrón; el otro por fanático, pero salvaje. Tales son los Reyes y Principales magistrados de los pueblos. Y con todo esto los llaman de lejos, les aclaman y les confían su gobierno".

(Armando Croveille Guerra, Goya de nuevo visitado, marzo, 2015)

lunes, 30 de marzo de 2015

BRAVÍSIMO


       (Francisco de Goya y Lucientes, Caprichos, grabado 38)


Poetas y políticos.
Tirando de las cuerdas,
¿quién está detrás?


Armando Corveille Guerra, Goya de nuevo visitado, marzo, 2015

domingo, 29 de marzo de 2015

INGRID JONKER - HUMO Y OCRE (1965)


                             INGTRID JONKER

Discurso de Nelson Mandela durante la primera sesión del primer Parlamento de Sudáfrica elegido democráticamente.

El 25 de mayo de 1994, el presidente Nelson Mandela abre la primera sesión del primer parlamento elegido democráticamente. En su discurso dijo:

“En los días sombríos en que todo parecía desesperado / sumido en la desesperación en nuestro país, cuando muchos se negaban a escuchar su contundente voz, se quitó la vida.
No era sólo  afrikáner sino también africana. Su nombre es Ingrid Jonker.
Después de la masacre de Sharpville, sucedida en la manifestación contra la ‘ley de pases’, Ingrid escribió lo siguiente:...”

EL NIÑO

El niño no está muerto
el niño levanta el puño contra su madre
que grita África   grita el aroma
de libertad y brezo
en barriadas de corazón acorralado

el niño levanta el puño contra su padre
en el cortejo de generaciones
que gritan África   gritan el aroma
de justicia y sangre
en las calles de su orgullo en armas

El niño no está muerto
ni en Langa ni en Nyanga
ni en Orlando ni en Sharpville
ni en la comisaría de policía de Philippi
donde yace con la cabeza traspasada por una bala

El niño es la sombra de los soldados
que hacen guardia con fusiles y carros blindados y cachiporras
el niño está presente en todas las asambleas y legislaciones
el niño mira expectante  por las ventanas de las casas y en los corazones
   de las madres
el niño que sólo quería jugar al sol en Nyanga está por todos lados
el niño que se ha hecho un hombre  recorre toda África
el niño que se ha hecho un coloso va por todo el mundo

Sin un pase 

Ingrid Jonker, 1965

(Traducción del afrikáans: Agustín B. Sequeros; poemario HUMO Y OCRE, de Ingrid Jonker, de próxima aparición en la Editorial Universitaria de Antioquia, Colombia)

viernes, 27 de marzo de 2015

LAS VÍCTIMAS


 


Las víctimas necesitan un Estado, unos líderes, una jerarquía,
un partido, una masa, una televisión, una lógica, una ceguera,
una rutina, un monologo, una crisis, una justificación.

Las grietas lo único que necesitamos es juntarnos para hacer.

Une muchas víctimas y tendrás, como mucho, un victimario.
Une muchas grietas y el capitalismo se derrumbará.


Antonio Orihuela

miércoles, 25 de marzo de 2015

ALTERCADO




Wil je me verlaten, poëzie?
 (Remco Campert, De Stad, 2014)

Para Armando Corveille Guerra

¿Me vas a dejar
aquí tirado, poesía,
a esta hora impropia de la tarde?
¿Ahora que en cada esquina acecha
la carcunda de toda la ciudad?

Me das la espalda
como a un amante desechado,
sin volver la vista atrás.

Caerás de bruces
en la gola untuosa de algún bardo.

Te dejarás seducir
por el hocico baboso
de poetas pedantes.

Irás a adorar en aquelarre
a algún infame flatulento
en comandita con machorros
y aleladas beatas
de la nueva era.

Vete.

Seguiré solo,
en la búsqueda
del festín de la palabra.



Agustín B. Sequeros, marzo, 2015

FLORES QUE ESPERAN EL FRÍO (dos poemas de Esther Muntañola)





SOBRE LA SUPERFICIE

Nueces, avellanas, papeles, un vaso de café.
La luz dando forma al espacio.

Es como si las cosas se hubieran ido de ti o tú de las cosas
y la belleza se mantuviera exacta, sobre la superficie,
esperando ser vista, formando parte de esa capa de polvo
que hace más hermosas las botellas, el vidrio, los armarios.

Todo habla en silencio, lentamente,
y a veces, sólo a veces,
nos detenemos y escuchamos.



TODO PERFECTO

El chico que cambió la rueda del coche no quiso darme la mano
por no mancharme. Ahora camino, atravesando la Plaza Mayor.
Miles de pisos, apartamentos, buhardillas en venta, hasta que
todo esto haga crack. Los borrachos empiezan a amontonar
cartones, porque cae la noche y hay que estar cómodo, construir
un cubículo perfecto. No hace frío, pero una buena caja siempre
se agradece. El chico del taller me sonreía, manipulando una
máquina que sacaba la cubierta como si fuera un calzador
de zapatos. Era de algún lugar del norte de África, moreno,
educado. Todo perfecto. Rápido. Sucio. Un polígono industrial y
la lluvia intermitente. Según la radio aumentarán las guarderías
y los radares. Pero ahora es el momento en que subes comida
china en esta bolsa de papel, a un sexto piso sin ascensor. Cómo sólo respirarte es iniciar la vida.



Esther Muntañola. Flores que esperan el frío. Ed. Trea. 2012