documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

martes, 3 de marzo de 2015

MARQUÉS DE ESADE





¡Oh! Papá,
Político quiero ser, como tú.
Empezar de concejal,
llegar a ministro,
y al final:
Consejero en una multinacional.
Cobrando de aquí, cobrando de allá,
haciendo la cama al gran capital.
Comisiones por aquí,
sobrecitos por allá..
Los beneficios, eso sí,
en un paraíso fiscal.

Llevar seguratas de paisano,
luciendo corbatas de Armani,
peinado el pelo engominado,
conduciendo arrogante un Ferrari.

Hundiré al enemigo con mi ejército,
si es que fuera necesario
y silenciaré a la disidencia
con mi fuego mercenario.

Tendré un chalet aquí, un palacio allá.
Iré con mi yate por ahí, con mis chatis por acá..
Viajaré siempre en Business Class.
¡Oh! Sí, papá,
como tú,
a político yo quiero llegar.
Privatizaré el aire, el agua,
y también la sanidad.



Red Ojais. Bio-lentos: enciende la chispa de la poesía. Segunda Antología Bio-lenta. 
Contacto: bio.lentosbcn@gmail.com

lunes, 2 de marzo de 2015

EMPRENDEDORES





Mi barrio está lleno de emprendedores: 
unos trafican con costo, otros con marihuana, 
y algunos, los más decididos, 
exportan materia blanca.

Mi barrio está lleno de emprendedores:
personas que buscaron en su interior las soluciones.
 
Comprometidos con el medio ambiente 
hay también expertos en la chatarra, 
y esforzados servicios de catering 
transportan productos frescos del huerto ajeno a tu casa. 

Mi barrio está lleno de emprendedores:
personas que buscaron en su interior las soluciones.

Pero quizá, entre todos, los más importantes: 
los carteristas, los inversores en bolsos, 
que impiden que el dinero se estanque, 
y hacen que, de mano en mano, fluya constante.

Mi barrio está lleno de emprendedores:
de entre todos los mejores... 


José Icaria. Bio-lentos: enciende la chispa de la poesía. Segunda Antología Bio-lenta. 
Contacto: bio.lentosbcn@gmail.com
Fotografía de Francesc Catalá-Roca

AMOR PERDIDO





La telenovela
lloraba a lágrima muerta.
La tarde pintaba parduzca.

Me dijiste:
“Creo que tú me quieres
más que yo a ti”.
Y lo acepté.

Cenamos, bebimos y follamos.

Después me dijiste:
“Tú, si te dedicas a la poesía,
di cosas bonitas y nada más.
No te metas en política”.

Y eso no lo acepté.



(Armando Corveille Guerra, suscriptor del Manifiesto contra el Neo-Modernismo en la poesía, febrero 2015)


domingo, 1 de marzo de 2015

EL CAPITAL



No existe riqueza sino en el trabajo humano. Si las montañas fuesen de oro y los valles de plata, el mundo no sería más rico en un grano de maíz, ni se añadiría confort a la raza humana. No hay mayor evidencia de los extendidos y radicales errores del hombre civilizado que este hecho: los trabajos esenciales para su supervivencia se menosprecian; los empleos son lucrativos en razón inversa a su necesidad: el joyero, el actor, el modisto, ganan fama y riqueza, mientras el agricultor, sin el cual la sociedad cesaría de existir, se debate entre el desprecio y la penuria. No insultaré al sentido común insistiendo en la doctrina de la igualdad natural del hombre. El trabajo es necesario para el desarrollo físico, y el ocio para el desarrollo moral del hombre; de las ventajas del primero están excluidos los ricos y de las del segundo los pobres. El que es deficiente en salud o en intelecto es sólo medio hombre. Por tanto, someter a los trabajadores a un trabajo innecesario es privarlo injustamente de sus oportunidades de desarrollo intelectual. La riqueza es un poder usurpado por unos pocos para forzar a la mayoría a trabajar para ellos. Las leyes que sostienen este sistema derivan su fuerza de la ignorancia y credulidad de sus víctimas. Según ha calculado Godwin, si la sociedad dividiera su trabajo por igual entre sus miembros, todas las necesidades de la vida civilizada podrían producirse solo conque cada persona trabajara dos horas diarias.

Karl Marx. El Capital

LLANTO POR FÉLIX, DE RIBARROJA

LLANTO POR FÉLIX, DE RIBARROJA (Un hombre se quema a lo bonzo en Valencia tras perder su empleo)

Cayó como una estrella fugaz,
ardiendo de rabia e impotencia.
Dejó un rastro en el cielo de incandescentes
lágrimas rojas, y la lluvia ardía
en las pupilas de cientos de miles de estrellas,
mientras sus cenizas descendían
como sutiles copos de nieve.

Quiso el sol frenar la noche:
dictó el decreto, reformas, recortes.
Pero la noche avanzaba...

Quiso el sol frenar la noche:
compró a los jueces, se vendió a los bancos.
Pero la noche avanzaba...

Quiso el sol frenar la noche:
mostró sus porras, vertió sus gases.
Pero la noche avanzaba...

La noche avanzaba y caís
-como una garra- sobre el cuello
de las doncellas adineradas...

La noche avanzaba. ¡LA NOCHE AVANZABA!
y el sol retrocedía sin carbón para sus lámparas.

José Icaria, La rima de riesgo, 2014, edición del autor.
 
 

KARMELO C. IRIBARREN. LA CIUDAD. (3 poemas)



Romanticismo
Dice que le regalé una estrella,
dice que fue en el puerto,
una noche de domingo,
cuando empezábamos a salir.
Yo no recuerdo nada, la verdad,
hace media vida de eso. Pero,
vete tú a saber. Bien mirado, puede
que hasta sea cierto: veinte años,
tonto perdido de amor,
y sin un duro en el bolsillo…
Qué otra cosa le vas a regalar.

*

SOLO LO FUGITIVO PERMANECE Y DURA

Aquel amor que por amor
dejé pasar,
no hay día
que no me asome al puente
viejo
de mi vida,
y lo vea
alejarse…

*
DOMINGO, TARDE

Qué hago
mirando la lluvia,
si no llueve.


Karmelo C. Iribarren. La ciudad. Ed. Renacimiento