documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

lunes, 20 de octubre de 2014

SIGUE DOLIENDO ESPAÑA




                              Me duele España
                           Miguel de Unamuno


Yo nací en una patria ambivalente
de corazón dormido por los siglos.
Azufre y néctar,
                útero y cadalso,
el zumo de limón en las encías,
el sudor que conserva el recuerdo del hielo.

España nuestra, al borde de tus páramos
las amapolas gritan el nombre de mil muertos.
Los hijos de los hijos de tus mejores hijos
están lejos o en jaulas o en silencio.

¡Despierta de una vez!
¡Vístete, madre!
¡Límpiate las legañas!

Yo que te amo, te juro que aborrezco
el hedor de tus aguas estancadas.

Te miro desde mí para saber quién eres.

Veo esa boca enferma de halitosis
por la que -hoy como ayer- vociferan los mismos.
Veo miel pisada,
     condena y estrechez,
           luz de candiles.

Sin embargo, aquí cerca,
resistiendo al cerrado y sacristía,
veo también naranjos y cipreses,
      manos llenas y sed de calendario.

Veo a Lorca, veo a Velázquez, veo a Machado,
Miguel Servet, Quevedo, Garcilaso,
Larra, Picasso, Hernández, Rosalía,
Ramón y Cajal, Séneca, Espronceda,
Isaac Peral, Gaudí, Goya, Cernuda,
Cervantes, Calderón, Severo Ochoa.

Eso es España. Más allá, la nada.



Raquel Lanseros. En: Con versos. Ed. La Isla de Siltola. 2014
Fotografia Catala-Roca

jueves, 16 de octubre de 2014

DE OCHO A CINCO



En su prisa todo vehículo trae el sonido del hambre. 
La avenida extiende su gris como una urgencia
y se pierde en la nebulosa oscura de su ruido.

También yo tuve ocasión de pintarme 
Por la mañana me espolvoreé la cara 
con la vergüenza de saberme nacida. 

La arritmia del tránsito se fuga con mi necesidad de viaje. 
Mi estatura se somete al incierto de la rutina de los relojes. 

De ocho a cinco me pagan para no soñar. 
Pero también de ocho a cinco 
todos los caminos de mi mano van a mí, 
se entregan cuando me extiendo como una equis. 

Por eso hurto en el instante los caminos 
que serán descontados de la nómina. 

Por eso robo contigo que me lees 
algunas horas de mi jornada. 

Alguien me dice que el deber cumplido 
es la suma de mi salario. 
Alguien me dice que la luminosidad del día 
no me pertenece. 

De ocho a cinco escasean los abrazos de mis hijos 
y este escándalo nunca aparecerá en ningún periódico. 
Me esperan y como yo atienden el ruido de los carros 
porque hay uno que lleva la música de mis besos. 

De ocho a cinco no debo escribir 
sobre pájaros que comieron sus alas. 

Lo justo es ofrendar las horas 
y ayudar a construir un mundo ajeno. 

Lo justo es que de ocho a cinco 
ninguna madre pueda proteger a su niña violada. 

Pero algún día todos seremos iguales. 
Cuando el humo no luzca productivo 
o cuando el hambre se coma su  miseria.


Farah Hallal

miércoles, 15 de octubre de 2014

AMAR LOS LUNES



Dice la clase obrera 
que odiar los lunes es tan sano
como tomar té de los dos oréganos
y yo estoy un poco preocupada
por amar los lunes de tal modo
tanto
que mis compañeros socialistas
han pensado echarme del partido.

Durante la segunda mitad  

(cuando piensas en voz alta
para que por fin te oigan)

(y tu lengua muerde los dientes
y los tritura)

-algo pasa-

Y entonces me alimento 
de lo que el amor dejó sobre la mesa
son porque los días y los corderos
-así de absurdo-

Esa es mi propaganda proletaria
amar los días que otros odian
a los que nacen con punta y filo
a los que sangran desde las dos
porque la clase obrera no aprende en silabarios
y los sacrificados van sin lonchera al paraíso.
 
 
Farah Hallal
Fotografía de Catalá Roca

martes, 14 de octubre de 2014

NEOFASCISMO






para Jorge Riechmann

Las administraciones de lotería, llenas.

Los ateneos obreros, vacíos.

Antonio Orihuela. El amor en los tiempos del despido libre. Ed. Amargord, 2014

jueves, 9 de octubre de 2014

DENEGACIÓN




Llevamos mucho tiempo
andando en la dirección equivocada.


Bien, sigamos.


Antonio Orihuela. El amor en los tiempos del despido libre. Ed. Amargord, 2014

miércoles, 8 de octubre de 2014

LUGAR





para Eduardo Jordá y Javier Jover

I

La sed en el tronco,
el bosque completo que hay dentro de ti,
el animal manso
que te lame la mano.
La red en la rama,
el bosque completo que hay fuera de ti,
lugar donde la rama trenza su armonía,
el manso animal de lo que devino
y vuelve a ser.


II


Del bosque sale un río
y de él una muchacha desnuda
en la red del pescador,
un alegre amor para los dedos,
una vibración en la larga noche de los sueños
de la que surge la inconstante belleza de este mundo
y la otra, que olvidamos en ese instante,
todo amor devorado, ardiendo,
sin extinguirse, engullendo
el bosque que eres dentro de ti.


Antonio Orihuela. En: Alquimia del fuego. Santiago Aguaded (coord.) Ed. Amargord, 2014
Fotografía de Juan Sánchez Amorós

martes, 7 de octubre de 2014

Dos textos de ALQUIMIA DEL FUEGO y respuesta de SANTIAGO AGUADED a un poema de HUMBERTO AK'ABAL



FAHRENHEIT 451


Y aquí estamos nosotros en la lóbrega llanura,
agitados por confusos temores de lucha y de huida,
donde ignorantes ejércitos se enfrentan cada noche

Ray Bradbury



AQUELLA noche hacía tanto frío

que los plásticos de los invernaderos

no nos sirvieron para calentarnos.

En un mundo que perece qué importa

quemar a Cervantes o Shakespeare.




EL TÍMPANO del cielo se inclinaba sobre un mar ausente. Reemplazado por un ejército de espejos rotos, ahora el mar es fe, aunque alguna vez estuvo lleno envolviendo la tierra. Esa noche encendimos una hoguera con un libro llamado «El Clan del Perro Barcino», de ese escritor tan garrido y apuesto. Y luego añadimos «Teoría interina», de este poeta esquizofrénico mas versado en SALEDAD que en versos. «Las cenizas de abril», no bastaron para conservar el fuego. Así que echamos un cuarto libro al fuego: «El horizonte de los sueños», de ese escritor tan esbelto, tan de Ezquerra. Los primeros libros quemados después del colapso: su inconfundible olor, el crepitar melancólico de las pavesas que se esparcen, desaparecen y se hunden en el oscuro fondo del Olvido.


© SAL. Poema extraído del libro «Colapso», 2013. Con modificaciones.

En: Santiago Aguaded Landero. Alquimia del fuego. Ed. Amargord, 2014




POESÍA -  AQAJTZIJ




La poesía es fuego

quema dentro de uno

y dentro del otro.



Si no, será cualquier cosa,

no poesía.






Are q´aq ri´ aqajtzik,

kaporon chupan jun

xuquje chupan jun chik.



We man kak´ulmataj ta jewa,

man aqajtzik ta ri´.



© Humberto Ak´Abal. (Momostenango, Guatemala, 1952).

Poeta de la etnia maya K'iche. Traducción por el propio autor.

© Extraído del libro «El rostro del viento», 2012. Venezuela.

En: Santiago Aguaded Landero. Alquimia del fuego. Ed. Amargord, 2014




EL POETA EN EL LABERINTO DE LA POESIA


Humberto Ak ́Abal
Y Roque Dalton


¿QUÉ ES LA POESÍA, Humberto?
-un fuego que quema dentro de uno y también dentro del otro.
Entonces, si la poesía es fuego, el poeta es un pirómano cuya misión
es extender fuegos. Los verdaderos poetas son roques que se reúnen a
la luz de la luna (sin apolos 11) y conspiran para los fuegos fatuos se
convierta en flores de fuego. Los verdaderos poetas son incendios
invisibles inevitables. Corren el riesgo de arder violentamente en una
combustión sin control pero ellos acumulan coleccionan mecheros en
casa por si fuera necesario encender un cigarro o prender el papel del
poema falso. Los poetas son bomberos (in)voluntarios inversos que
saben que los escritorios son esfinges calientes donde se escribe el
último verso antes de despedir el orden del día. La misión del poeta es
extender el caos/la entropía en armonía con el segundo principio de la
termodinámica. Su entalpia siempre será variable y negativa. Nulla
dies sine línea.


© SAL, 6-10-14

Santiago Aguaded Landero. Inédito
Fotografía de Juan Sánchez Amorós