documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

viernes, 19 de octubre de 2018

CEMENTERIOS AZULES




Algunos no llegaron. No les culpes.
Algunos se quedaron en las arenas blancas,
bajo un sueño de luces en la noche serena
y una esperanza que se fue transparentando
como una estrella en las orillas muertas.
Algunos no llegaron. Yo sí voy a llegar.
El corazón no engaña.
Treparé sobre dunas y sobre peñas negras
aunque deje la piel en los escollos.
Miraré cara a cara a los peces payaso
y reiré hasta llorar y desangrarme.
El corazón no engaña.
Yo sí voy a llegar, lo juro, madre.
La tierra prometida está esperando
con sus escaparates rompiendo cada hebra
de miedo o de pobreza.
Las noches no son negras, me dijeron.
Hay colores, y risas, y el motor de los coches
no gruñe ni amenaza. No hay bombas en las noches
como aquí. Ni es tan roja
la sangre, ni es tan negro
el futuro, ni lloran
las madres abrazadas al cadáver terrible
del hijo que ya nunca volverá a dar un beso.
Algunos no llegaron. No les culpes.
Algunos se quedaron enredados
entre las colas verdes, engañosas
de las sirenas del Mediterráneo.
Yo no sé nadar, madre, pero tú no me sufras.
Ya trepo por las costas, ya estoy entre la gente.
(Ya te lo dije, el corazón no engaña).
Pero… Nadie me ve. O quizá me ven todos,
no sé. Ya estoy aquí. Te echo de menos.

Se me llenan los ojos de semáforos


en rojo para siempre. Recuerdo otras ciudades



que se quedaron ciegas, y sordas,y murieron.



Paredes

que ya no tienen cuadros, ni fotos, ni recuerdos. Paredes
que ya no serán blancas
ni caldearán los pechos
de los que no llegaron.
Tengo hambre y hay comida, te lo juro.
En los contenedores hay comida
y viejos esperando a que nadie los vea
para agarrarla con manos engarfiadas.
Y niños. Y algún perro abandonado.
Hay comida y dinero, y las risas atruenan
y la música aturde, y las voces golpean.
Duele, madre. Tal vez por eso algunos
no llegaron.
¿El corazón no engaña?
No les culpes.
El mar que ves azul es un gran cementerio
en el que los cadáveres incómodos no flotan.
Nadie empuña una pala para enterrarnos, madre.
Basta con no mirar, o mirar a otro lado.
Y si me arrojo al mar con una piedra de algas negras
atada a los tobillos,
no me culpes.
El corazón sí engaña.
No me faltan las fuerzas, no lo creas. Es mentira.
Me falta la esperanza.


Ana Vega Burgos



jueves, 18 de octubre de 2018

AGITADORES DE MASAS




Recito en un bar para tres amigos
que no han venido a verme
y menos aún a escuchar poesía
sino más bien a consumir y a olvidar,
recito en una sala para diez personas
que no conozco enganchadas a la metadona de su móvil,
leo en una Jam para ocho poetas
que repasan sus papeles de imputados
antes de coger el micro con forma de pene
y hacer su declaración pública
y sentirse maravillosos durante cuatro minutos,
declamo por invitación para once mujeres
que han venido a un garito a conmemorar,
a la celebración del día de algo femenino
y por sus caras sé que buscan pareja y o amigo,
y les he preparado unos poemas de desamor
como invitación a que me pidan amistad en facebook,
en el muro ese, cuelgo cada día versos que se me ocurren
y al llegar la noche repaso los Like con cara de gilipollas,
me invitan a una librería y recito absurdas brevedades
mientras me miran desde las estanterías los más grandes,
los mismos en el mismo lugar que hace siete meses
saludé: ¿Qué pasa Lizano? ¿Cómo va todo Riechmann?
- Ei tía, te veo muy envejecida Alejandra...
- Hombre Javi,
si me comparas con esa criatura del Marwan...

Ya te digo.

Y hoy, me han propuesto leer en un instituto para treinta
alumnos,
he recitado lo que me ha dado la real gana de unas y otros,
y al acabar, algunos se han acercado con temor para decirme
más o menos entrecortados que acababan de descubrir la
poesía.
Emocionado, sonriente regreso a la casa.

En la radio del coche dicen que han detenido a los primeros agitadores de masas aplicando la nueva ley mordaza.

Qué poco me queda ya para pisar el calabozo.

- ¿Quieres seguir recitando conmigo?



Javier GM. Desprendimiento de rutina. Ed. Baile del Sol, 2016



miércoles, 17 de octubre de 2018

3 poemas de DESPRENDIMIENTO DE RUTINA de JAVIER GM



Le serví
-comida-
como me ordenaron,
y mi viejo le sirvió
-comida-
como le mandaron,
y aunque mi padre,
cuando sale el tema me recuerda,
que él se la sirvió a un príncipe
y a mí me tocó ya de rey;
aunque me lo recuerda
supongo que por decir algo,
por la edad y esas cosas,
aunque lo haga a menudo
yo siempre acabo diciéndole
que le servimos a un alien,
a un marciano,
a un extraterrestre,
de coña, por lo de la sangre azul,
y el otro día que comíamos juntos
otra vez: Javi, mira, al marciano lo van a operar,
y yo levanto las cejas,
sorprendido,
y le contesto: No Papá,
ahora lo han ascendido a robot.

Nos miramos sonreímos  y me suelta:

Mira, hijo, mira en qué estado estoy,
cuídate que te haces mayor,
ni le servimos entonces
ni le servimos ahora
ni nos ha servido nunca para nada
ni mi marciano, ni tu robot,
anda, sírveme un culito de vino.

Servido quedo, padre.
Bien servido.


 ***


Cuando me encuentro a solas con mi padre y mi hijo
es cuando siento la caricia completa de la vida.

Lo de llegar tranquilamente a los destinos.

  
 ***


Mi viejo,
con sus auriculares Sonotone,
sentado en ese sofá con mando
que se mueve como danza del vientre,
que le ayuda a ponerse en pie,
desde el que controla 
todo lo que quieren contarle del mundo en la televisión,
me dice que no entiende lo que dicen los presentadores,
ni a quienes se sientan en corro a gritarse,
 “como si a voces fueran a arreglar España
y a veces me suelta… “mira que son listos los que hablan...
y esta noche me pregunta por el significado de “imputado

le contesto:
de lo que se mofan los poderosos, de lo que infartamos los decentes...

-no lo entiendo Javi,

-ni yo tampoco, papá,

-¿Me calientas un vaso de leche, hijo?
y tráeme la pastilla que está encima de la nevera.
-Sí, voy.

De amor,
de eso mi viejo conoce el significado:

El gran y salvaje lenguaje de los pobres.



Javier GM. Desprendimiento de rutina. Ed. Baile del Sol, 2016

martes, 16 de octubre de 2018

DE LEER ALGO





De leer algo, a aficionado a la escritura, de ver cómo escriben
a copiar estilo, de escribir a darse a conocer, de conocido
a publicado, de publicar a coger un micro, de recitar a recitar mal,
de decir cosas a creerse dios, del egoísmo al populismo, de la popularidad a la ignorancia, de la ignorancia al abismo, de lo oscuro a la tinta, del borrón a casa, de donde no deberías haber salido a la estrella del firmamento, del espacio a la tumba.
¿Has aportado algo? Nada, normalmente el tiempo pone en su sitio a los grandes, a los que se movieron con atino, a los buenos y olvida a los bufones.


Así que vamos olvidándonos, colega.


Javier GM. Desprendimiento de rutina. Ed. Baile del Sol, 2016

lunes, 15 de octubre de 2018

TOCO LOS EDIFICIOS







Toco los edificios:
¿Dónde estáis grillos, chicharras o tú, odiado, bello abejaruco?



Javier GM. Desprendimiento de rutina. Ed. Baile del Sol, 2016











domingo, 14 de octubre de 2018

5 poemas de DESPRENDIMIENTO DE RUTINA de JAVIER GM





Pídeme un deseo
que no sea yo

y tan amigos.


*** 



Tienes la enfermedad de las flores:

Hueles
bien.


 ***


Nadar en el deseo.

Una frase incomprensible
hasta que una lengua toca otra lengua.


***


El amor
huele
a fragancia
de escondite.


***


Mientras duermes,
hay una parte de mi cuerpo
que se convierte en arma.

La guerra que no ha sido.




Javier GM. Desprendimiento de rutina. Ed. Baile del Sol, 2016





sábado, 13 de octubre de 2018

2 poemas de DESPRENDIMIENTO DE RUTINA de JAVIER GM





Despertar,
hacer la cama,
mirar el colchón,
la colcha de invierno,
insípida y aburrida,
salir corriendo por los pasillos,
ir a por cojines, peluches,
cosas mullidas,
tumbarse otra vez vestido,
girar la cabeza y encontrarte 
a escasos dos dedos de tu aliento
a la rana Gustavo de casi medio metro,
ponértela en el pecho,
cerrar los ojos diez minutos.

Hacer esas cosas que no se hacen
pero que siempre deseas.

A la mierda todo.


***


El Poder
es que no tienes
y ni te dejan tener
y te lo tragas,

pero lo que tienes
es todo el poder.

No te enteras.

Ahora sólo te falta
el querer.

Y estallar.

Y amar.

Y tener cuidado
con el hombre del saco,
otra vez,

que no te engatuse.


 Javier GM. Desprendimiento de rutina. Ed. Baile del Sol, 2016



viernes, 12 de octubre de 2018

Frases mortes




El regust amarg de callar amb la raó a la boca
El vestit net que amaga una nuesa bruta
La gota que fa vessar el got i no ho sap
El desertor de les seves pròpies idees, que traspassa les fronteres de la niciesa
El rumb que no et porta enlloc, també és un rumb?
Els ulls tancats del qui no vol veure la realitat que l’oprimeix
El crit de dolor, no pel part, no; sinó per la vida que comença
La màgia que ens sedueix fins a enganyar-nos
El debat de les idees que es defenen a cops de puny
L’epitafi que tots voldríem veure escrit a la nostra làpida i no podrem veure
El soldat que mata sense odi, sense rancúnia, sense pensar que l’altre és un soldat com ell; maleït destí del pobre soldat (del que mor i del que mata)
L’espectacle de mirar-se el melic i no veure mai ningú
Els estris inútils penjats a les parets intentant una altra utilitat que no és la seva
La llengua que parles, que comuniques, que es troba amb unes orelles que no et volen entendre
La facilitat demostrada que tenim en enemistar-nos per bajanades
El sucre que pot endolcir el cafè o el te, però no la vida
Quan l’art abandona la bellesa, la bellesa deixa que l’art deixi de ser-ho
L’herència inesperada del pobre de solemnitat
El vessant que no ens deixa veure l’altra banda
El mirall que ens encoloma una imatge a semblança nostra i que, a cops, rebutgem per massa real
El desig de trencar aquell mirall i fer-ne un altre al nostre gust (com sempre que volem alguna cosa)
El no saber perdre després de ser conscients que jugàvem amb inferioritat
El gemec auster per una altra oportunitat perduda que no et deixa veure una segona oportunitat
L’ostracisme de l’home públic que ha esdevingut només un home i no es recordava que ho era
La ferida feta a la fel fent veure que no fa mal
L’idiota que pensa que ho sap tot perquè ignora la seva realitat
La serenor davant del perill quan el més fàcil és la histèria
Els daus que tires a l’atzar i mai surt el número que tu voldries
La sort que t’has guanyat després de tant esforç i treball
L’aranya que sap teixir un fil tan prim que les seves víctimes ignoren
La caseta i l’hortet que ens havien promès fan tant de temps i que encara esperem...

Frases muertas

El regusto amargo de callar con la razón en la boca // El vestido limpio que esconde una desnudez sucia // La gota que hace colmar el vaso y no lo sabe // El desertor de sus propias ideas, que traspasa las fronteras de la necedad // El rumbo que no lleva a ninguna parte, ¿también es rumbo? // Los ojos cerrados de quien no quiere ver la realidad que le oprime // El grito de dolor, no del parto, no; sino por la vida que comienza // La magia que nos seduce hasta engañarnos // El debate de las ideas que se defienden a puñetazos // El epitafio que todos querríamos ver escrito en nuestra lápida y no podremos ver // El soldado que mata sin odio, sin rencor, sin pensar que el otro también es, como él, un soldado; maldigo el destino del pobre soldado (del que muere y del que mata) // El espectáculo de mirarse el ombligo y no ver nunca a nadie // Las herramientas inútiles colgadas en las paredes intentando otra utilidad que no es la suya // La lengua que hablas, que comunicas, que se encuentra con unos oídos que no quieren entenderte // La facilidad demostrada que tenemos en enemistarnos por tonterías // El azúcar que puede endulzar el café o el té, pero no la vida // Cuando el arte abandona la belleza, la belleza deja que el arte deje de serlo // La herencia inesperada del pobre de solemnidad // La vertiente que no nos deja ver el otro lado // El espejo que nos envía una imagen a semblanza nuestra y que, a menudo, rechazamos por demasiado real // El deseo de romper este espejo y hacer otro a nuestro gusto (como siempre que queremos una cosa) // No saber perder después de ser conscientes que jugábamos en inferioridad // El llanto austero por otra oportunidad perdida que no te deja ver una segunda oportunidad // El ostracismo del hombre público que se ha vuelto otra vez un hombre y no se acordaba que lo era // La herida hecha a la hiel haciendo ver que no hace daño // El idiota que piensa que lo sabe todo porque ignora su realidad // La serenidad ante el peligro cuando lo más fácil sería la histeria // Los dados que tiras al azar y nunca sale el número que tú querrías // La suerte que te has ganado después de tanto esfuerzo y trabajo // La araña que sabe tejer un hilo tan fino que sus víctimas lo ignoran // La casita y el jardín que nos habían prometido hace tanto tiempo y que todavía estamos esperando...

Agustí Masip. en la revista Azharanía - núm. 17.Castellón, 2018

jueves, 11 de octubre de 2018

Noche X (I’m)posible




Ha sido el suspiro de la sombra
en la habitación en llamas
navegando en mares de coral sin puerto definido
la contradicción rebuscada
y el argumento con atajos insufribles
cada uno desde su ángulo imperfecto
él creyéndose hijo de la sal y la quimera
ella el acorde en La menor resonando
en la cavidad ociosa.

Sin preguntas
sin respuestas
sin palabras importantes
solo la simple fatiga
el plomo repujado
la carnaza caída
el cuerpo
la cabeza
los ojos glaciares
el sexo gritado en consonantes
sin tiempo conocido
sensaciones de tardanza
y límites de mundos ahogados.

Luego, sumergidos en la misma resonancia arrodillada
la intención se ha arrastrado y
como cada noche
han comenzado a arder los calcetines.


Pedro Gómez. en la revista Azharanía - núm. 17.Castellón, 2018

miércoles, 10 de octubre de 2018

UN POEMA DE MARCELO DIAZ



sus
El m a r
brazos
El agua
s
i
m
a

El viento en fuego
qué látigo de almíbar.
Y aquellas dimensiones usurpadas
a otro infinito ciego.
Los ojos adentro
volanderas rapaces
marítimas en sangre.
Caigo
en
la
nada
y se origina el tiempo
así
empezado acabado
la luz me quiebra en armonía


Marcelo Díaz en la revista Azharanía - núm. 17.Castellón, 2018

lunes, 8 de octubre de 2018

LES RÉALITÉS A LA DIÈTE



Des poètes français ont besoin de lunettes
Ils déclament des vers
d'onde pure et claire 
De fleurs parfumées aux saveurs idylliques
D’oiseaux déployant leur ramage envoutant
De lunes amoureuses écrasant quelques larmes
De couchers de soleil qui chauffent leur bonheur
D’étoiles par milliers illuminant leur ardeur
De blés ondulant sous le souffle de la brise
De cerises accrochées aux oreilles de sylphides exquises..

Ils ne voient pas

Les marées noires
Les oiseaux empêtrés sous le poids du pétrole
Les déchets nucléaires enfouis dans la terre
Le nuage de pollution qui masque les étoiles 
La couche d'ozone ennemie du soleil
La forêt amazonienne réduite à une peau de chagrin
Les cheminées des usines rejetant l'asphyxie
vers nos poumons endoloris
Les fleurs en plastique ornant les cimetières
Les enfants nourris de poissons au mercure 
Ceux noyés, vendus, violés par des prêtres pédophiles 
Les femmes édentées sous la violence des coups
Les vieux extirpant des restes des poubelles
Les heures avalées en rythmes endiablés 
Les riches repus et les pauvres affamés 
Les OGM menaçant de mutiler nos doigts de pieds..
 Je suis poétesse et je porte des lunettes

 Mais peut être existe t'il plusieurs planètes " La Terre" ?



REALIDADES A DIETA   Los poetas franceses necesitan gafas. Declaman sus versos de ondas puras y claras, de flores perfumadas con sabores idílicos, de aves que despliegan su hechizante ramaje, de lunas amorosas aplastando algunas lágrimas, de puestas de sol que calientan su felicidad, de miles de estrellas iluminando su ardor, de trigo ondulante bajo el soplo de la brisa, de cerezas que cuelgan en las orejas de silfides esquisitas.   Ellos no ven   Las Mareas negras. Las aves paralizadas bajo el peso del aceite. Los Residuos nucleares enterrados en la tierra. La nube de contaminación que esconde las estrellas. La capa de ozono enemiga del sol. La selva amazónica reducida a una piel de dolores. Las chimeneas de las fábricas que asfixian a nuestros pulmones doloridos. Las Flores de plástico que adornan los cementerios. Los Niños alimentados con mercurio. Los ahogados, vendidos y violados por sacerdotes pedófilos. Mujeres sin dientes bajo la violencia de los golpes. Los ancianos removiendo los restos de la basura. Las horas de trabajo mamadas a ritmo endiablado.

Los ricos hartos y los hambrientos pobres. Los experimentos genéticos amenazando con mutilar nuestros dedos de los pies.  Soy poeta y llevo gafas,  ¿pero será que hay varios planetas Tierra?



Manuelle Parra. (inédito)
Traducción: Antonio Orihuela