documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

jueves, 25 de abril de 2019

TUVE HACE AÑOS UN CUADRO TITULADO "Y PRETENDES VOLVER"






y pre         y prete         y pretendes volver
la frase repetida cubría todo el lienzo
con fondo ocre dorado y realización a témpera
una N rojiza obsesionante destacaba en la superficie
cruzaba por la sala como una flecha lenta
imitación de un pájaro        una  dibujada
que yo miraba cada noche al volver a casa

hoy ya no está el cuadro y en la madrugada vencida
seguimos rodeándonos de charla        hay señales
de cansancio en los ojos        hemos bebido demasiado
el licor escocés se agotó el primero
queda crema de lima        pipermín y vodka
nadie pregunta la hora ni quiere irse
adivinamos que a la mañana siguiente
será todo distinto y prolongamos
la sobremesa y se aplazan las despedidas
"no te olvido"         "telefonea cuando quieras"

yo recuerdo el cuadro cubierto de palabras

miércoles, 24 de abril de 2019

STELLARIA, DE RAFAEL ALCALÁ






Se Trata de un poemario muy original en cuanto a forma y fondo, muy arriesgado por cierto (en el poema debe existir una buena dosis de riesgo, en caso contrario, mala cosa), encontrándonos con un conjunto de trabajos totalmente innovadores. Jamás antes había visto o leído un poemario en forma de entrevistas y poemas vinculados a su texto, engarzando ambos relatos de un modo muy conveniente para reflejar mejor aún al personaje entrevistado. Con un lenguaje coloquial muy bien trasladado al papel, las prosas son el primer atisbo de personajes marginales realmente interesantes. Además, con mucha ironía y un gran sentimiento de respeto hacia los retratados, sin juzgar ni valorar los ajenos comportamientos, los muy diversos modos de enfrentarse a la miserable realidad.
En líneas generales, un poemario que se lee con facilidad, con trabajos muy elaborados y conseguidos, con composiciones heterométricas en cuanto se refiere a la parte poética.
Respecto al prólogo, del gran poeta valenciano Pedro J. de la Peña, me parece que su autor ha entendido muy bien las intenciones y formas del poeta, que ha releído el texto y entresacado el jugo que destila la obra. Estoy de acuerdo con él cuando dice que en el fondo los personajes sienten lo narrado, aunque no lo expresen de la misma manera (en todo caso con sus palabras, con las que usan o maltratan a diario), mostrándonos la poesía lo que no se ve, lo que está pero que no se percibe, logrando su objeto, por tanto. En resumen, un libro de obligada lectura, tanto por su originalidad como por su calidad.
Sería injusto finalizar la presente reseña sin hacer mención a Grafiper, a la que R. Alcalá denomina “la imprenta de los poetas”. Efectivamente, dicha entidad, primero dirigida por el poeta Francisco Peralto, verdadero maestro impresor, y en la actualidad de sus hijos (también poetas) María del Carmen y Rafael, lleva decenios dando a la luz magníficas ediciones, tal es el caso del libro que hemos reseñado.


                                                                    
MANUEL VARO

martes, 23 de abril de 2019

LA CRUZADA DE LOS NIÑOS




¿cómo pueden crecer los arbolillos
bajo toda la nieve del invierno?
Bertold Brecht


para Antonio Téllez Solá
y Luis Felipe Comendador




La fiesta del 1 de Mayo de 1934 se celebró en Zaragoza con un paro total.

La amenaza patronal no se hizo esperar y despidieron a muchos trabajadores.
Los sindicatos declararon la huelga general para exigir la readmisión de los despedidos,
treinta y seis días de huelga general en Aragón.

El séptimo día la situación era dramática,
sin necesidad de una huelga
la miseria se comía ella sola las fuerzas
y los hogares obreros.

Para aliviar la situación la CNT ideó
abrir una suscripción popular
para organizar el traslado a Cataluña
de los hijos de los huelguistas
y ayudarles así a triunfar.

Más de 15.000 familias se inscribieron, sólo en Barcelona,
para recibir a los niños y cuidarlos,
también se recaudaron 30.000 ptas.
para sostener la huelga.

La multitud esperaba la llegada de los seis primeros autobuses,
eran ya más de las diez de la noche,
las noticias telefónicas del retraso
decían que apenas podían avanzar,
que la gente los recibía en los pueblos,
los hacía parar,
para abrazar a los niños
y llevarles regalos.

Como la muchedumbre congregada en la plaza Concell de Cent no se movía,
como ondeaban banderas rojas y negras,
como se daban gritos y vivas a la revolución y la anarquía,
la policía de la Generalitat empezó a disparar
y hombres, mujeres y niños se dispersaron.

En el suelo quedó, muerto, Salvador Anglada, obrero metalúrgico.

Esa noche los locales de CNT fueron clausurados.
Mil taxistas de la confederación anarcosindicalista
intentaron marchar a Zaragoza
a buscar al resto de los niños
pero la Guardia Civil fue avisada
y se cortaron las carreteras.

Los autobuses fueron interceptados
y escoltados por la policía hasta hospicios y comisarías.

Ni los actos de solidaridad obrera
ni la represión de la policía cesaron durante los 36 días.

Hace años que se ganó esa huelga
y con ella, otra batalla, por la dignidad y la utopía,
contra la miseria y los poderosos.

Hoy, esta es una extraña historia,
también interceptada y puesta fuera de circulación.

Una historia de nubes oscuras y caminos del revés.

En ella, he vuelto a encontrar las caras de otros niños
y el mismo perro que vio Bertold Brecht,
muerto
de hambre,

un perro que pasa
y no vuelves a verle.





 Antonio Orihuela. Esperar sentado. Ed. Ruleta Rusa, 2017

lunes, 22 de abril de 2019

CONTEMPLACIÓN






Mirándolo todo
comienzo a verme,

así comprendo
lo que me comprende.



Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo, 2018




domingo, 21 de abril de 2019

Echados sobre la verde hierba,






Echados sobre la verde hierba,
mi cabeza sobre tu corazón,

el dedo de Dios
mezcla los colores de la tarde
y enciende una a una las estrellas.

Soy una pompa de jabón
flotando sobre el cielo encapotado.

Un día me haré rico,
lo daré todo.




Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo, 2018



sábado, 20 de abril de 2019

TÚ CONTRA EL IMPERIO DEL MAL






Imagina que el universo
es un caldero de burbujeante guisado,
y tu mente la cuchara
con la que puedes revolver la realidad.

Si remueves en superficie
puedes dejarlo todo igual,
pero si quieres saborear el verdadero alimento
deberás ir hasta el fondo.




Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo, 2018

viernes, 19 de abril de 2019

EN EL COLUMPIO




En el columpio,

mientras yo voy
y ella viene:

-¡No nos parecemos!,
me grita mi hija al cruzarnos.

Espera,
espera.


Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo Ed. 2018

jueves, 18 de abril de 2019

Tocándote sé que somos uno,




Tocándote sé que somos uno,
y yo descanso de mí, deshaciéndome,

tal vez sea eso lo que no consigo expresarte
cuando me preguntas qué se siente,
sí, eso es, siento que me deshago, amor,

me deshago…


Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo, 2018

miércoles, 17 de abril de 2019

El corazón del tiempo



estoy sentado frente a las marismas del río odiel
bajo la luna llena de abril, frente a la ciudad de huelva
con las piernas cruzadas como un buda
y los ojos de un niño que ha perdido a su padre
y veo los destellos de las llamas de las chimeneas de las petroquímicas
y veo las sombras, las siluetas de miles de aves que viajan de noche
y de noche regresan,
y a eladio orta en isla canela acurrucado junto a las higueras
escribiendo poemas como balas de amor
y alzo los brazos para coger esa inmensa luna que todo lo ilumina
las pateras, las chabolas, el humedal, los barcos sobre la ría,
alzo los brazos para saber que nada me es indiferente
para saber que entre mi corazón y portugal anidan las cigüeñas
para entender más aún ese acento con que me amas y olvidas
alzo los brazos al viento que mece los enebrales en punta umbría
al viento que barre las nubes tóxicas, al viento que golpea mi cara
al viento que me traduce y seduce a un son cubano.

estoy sentado frente a las marismas del río odiel
para recordar padre la vida que me has dado
el lazo de amor que poco a poco con la misma vida hemos trazado
para recordar en tu nombre los nombres inventados
y entender que la muerte no puede separarnos.
estoy sentado en tus rodillas padre
agazapado entre tus brazos
en los miles de kilómetros que hemos compartido
en esa patria que nunca tuvimos ni heredamos
agazapado como un águila en tu mirada
oteando la utopía que me enseñaste a pronunciar
siempre la utopía
ese lugar de la memoria que habito con orgullo
y con dignidad promulgo
el verso más alto y duro al que jamás he renunciado.

estoy sentado frente a las marismas del río odiel
frente a las bandadas de flamencos
como nubes de bombas rosas que planean sobre estos versos
sobre la letal coreografía de la riotinto company
y el manifiesto comunista.
estoy sentado para confundir los términos
para entender tu risa en tardes sin prisa
y que lola luna en un golpe de suerte
descienda de las nubes en un sidecar negro
que a las cinco de la tarde sean las treinta de la noche
que no termine aquí nuestra locura
estoy sentado frente a las marismas del río odiel.....
¿y tú padre ....,
a la izquierda de que dios me estás amando?



Uberto Stabile. Empire Eleison. Garvm Ed. 2019

martes, 16 de abril de 2019

Hasta siempre, querido Francisco Javier Zapata.




El pasado lunes 15 de abril falleció en la ciudad de Barcelona, donde vivía y trabajaba, nuestro querido amigo Francisco Javier Zapata Eroles, y a pesar de que esperaba la noticia, no deja de joderme profundamente. Tuve la suerte de conocerlo en Moguer, en Voces del Extremo, en el año 2014. Durante aquellos días compartimos muchos y buenos ratos, charlando sobre las cosas que nos unían: el anarquismo (Zapata era militante activo de CGT), la música, y sobre todo la poesía. Recuerdo con especial cariño un viaje de vuelta, una madrugada calurosa y estrellada, desde la fiesta de la casa de Eladio hasta Moguer, en su destartalado seat panda blanco, riéndonos y charlando de poesía, de Vicente Aleixandre y de Cernuda, y de su curro en la biblioteca de Cataluña, donde alguna vez le envié alguno de mis libros. Aquella noche me dijo que el mejor título para un libro de poemas era La destrucción o el amor, y que ya no se ponían títulos como ese. Hoy quiero despedirme de Zapata parafraseando un poema de Antonio Orihuela al que él le tenía un cariño especial: La mitad de mi persona está muy triste porque se nos ha ido un amigo y un camarada de los que no abundan. La otra mitad de mi persona está contenta, porque he tenido la suerte de conocer a una persona tan fraternal, tan franca, tan comprometida, tan firme en sus convicciones, y con esa cultura poética tan amplia. Aunque hoy llore su muerte. Hasta siempre, amigo.

Rafael Calero Palma



Querido Javi, igual que un día se cumplió tu sueño de venir a Moguer a compartir abrazos y poesía, se cumpla también el viejo sueño de la Anarquía por la que seguimos cerrando el puño, llorando como niños, hinchado globos de ilusión y utopía... Que la tierra te sea leve.

Antonio Orihuela

El incendio está controlado




 
El incendio está controlado,
ya estás fuera de la casa,
de peligro, del corazón,

mentira.



Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo, 2018

lunes, 15 de abril de 2019

SOPLO SOBRE TI





Soplo sobre ti
y te enciendes.

Pide un deseo, te digo,
se cumplirá
mientras quieras arder
en él.



Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo, 2018

domingo, 14 de abril de 2019

A mi corazón le pregunto




A mi corazón le pregunto
qué ha sido y qué no
el tiempo se quedó mudo
pero la memoria habló


Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo, 2018


sábado, 13 de abril de 2019

TEOREMA DE LA COMPLEMENTARIEDAD DE SUSSKIND






Meto mi mano en un calcetín
y al moverla, me siento el dios
que sueña conmigo y con calcetines

-porque lo que se ve desde fuera
no es lo mismo que lo que se ve desde dentro-,

un dios que el calcetín no me deja ver
pero que el calcetín hace más real
que el tejido que dio forma al calcetín.




Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo, 2018
Fotografía Uberto Stabile





viernes, 12 de abril de 2019

VARIACIONES SOBRE LA PESCA DE ALTURA




Recogiendo sedal
hasta que un día
venga yo mismo
en el anzuelo





Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo, 2018


jueves, 11 de abril de 2019

SUEÑO EN UNA HABITACIÓN CON QUINIENTOS ELEFANTES






Si estamos de paso…

¿Para qué cercas, alambradas, desvíos,
trabajos, angustias, sufrimiento?

¡Entreguémonos a la belleza!





Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo, 2018

miércoles, 10 de abril de 2019

AZUL





La serpiente que envolvía el mundo,
el sueño de los canguros,
la lengua rugosa de la vaca
que me despertó a la vida,
la memoria vacía de la infancia,
los lápices que pintaron
un plato de limones,
campos de amapolas,
cuadros de girasoles,

lugares de refugio
cuando aún tú no habías aparecido.

El sol del invierno escapando del charco en que lo miro,
la cometa que dice adiós desde el cordel de mi mano,
la pompa de jabón que se cree nube mientras se abisma,
la llama sin aliento esparciendo entre las sombras
su transparencia de ceniza,
el viento bajo el puente, el perro de los días,
la Vía Láctea en las alas de una libélula,

lo que nos acerca a lo lejano.

El bosque que se cierra tras el luminoso ciervo,
el cristal que rasgó el velo de la eternidad,
la pluma encontrada justa de voz,
las caracolas balanceándose en la baranda
del patio de la casa de los Escribanos,
la luna nueva en la vieja charca,
el pájaro Ives Klein,

tu nombre que me respira.

La ventana abierta al espejismo del lago,
el mar pequeño de tu ropa interior,
el hueco de tu espalda,
el calor de mis silencios,
la gota sobre la campana,

en los días descoloridos

estas palabras
para que sigas bailando en mi corazón.




Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo, 2018

martes, 9 de abril de 2019

HECHIZO




Te miro
cuerpo, constelación, galaxia,
todo en tu espalda recogido
con mi hambre de ti. 

Te espero, 
como el principito en aquel planeta,
con la rosa única de tenerte,
zorrito impaciente de tu amor.

Te miro,
tan intensamente tú, que no sé qué hacer
con lo que no eres.



Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo, 2018

lunes, 8 de abril de 2019

CRISTAL AZUL




Vuelve la que soñé,
la que tuve,

dichoso laberinto,
hilo de aire,
flecha de los caminos,
oro en la cumbre,

la que fue
breve amor dulcísimo,
rosa íntima del relámpago,

luz que redime,

existes.


Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo, 2018

viernes, 5 de abril de 2019

DE VIAJE POR EL HUMO -from the river winter road-






Llueve,
la memoria se llena de luces,
echa más leña al sueño,
no dejes que se levante,
pon tus manos aquí,
escúchala palpitar bajo la lluvia,
donde la sangre,
frágil y menuda como tu nombre,
ardiendo, diluyéndose, borrándose.

Llueve, asciende humo desde la tierra,
lo veo con mi cara en tu regazo,
se ha dormido la cazadora
y la tela de araña se quiebra
bajo su peso.


Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo, 2018

jueves, 4 de abril de 2019

Las risas en el altillo,





Las risas en el altillo,

los grillos en la noche,
el viento entre los melocotoneros,
el arroyo seco llenándose de agua,
la nieve cubriendo la montaña,
el aguacero sobre el mar,
el cubo de agua subiendo del fondo del pozo,
los pétalos de las rosas cubriendo el patio,
los pasos en la noche estrellada,
los pies descalzos recorriendo la casa,
las cintas desatadas en los cuartos umbríos,
la falda caída a los pies de la cama,
los cabellos peinados frente al espejo,
la niebla subiendo por la ventana,
la piedra rodando por la ladera,

tantos, tantos amores
que ya no hacen ruido




Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo, 2018