documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

lunes, 24 de junio de 2019

CIERNE EL YO



Cierne el yo
en el cedazo de tu vida
hasta la transparencia



Antonio Orihuela. Disolución. Ed. El Desvelo, 2018

domingo, 23 de junio de 2019

6 poemas de VERÓNICA ZAMORA BARRIOS en VEINTIDOS POETAS DE COLIMA




Visitas

Tu dominio es La Noche.

Hoy es sábado.
Grupos de ángeles caminan por la casa;
en silencio recuerdan las tragedias que evitaron el viernes.
La muchacha ebria que iba a destrozarse en el crucero,
el joven padre que levantaron del arroyo. 
Estos lánguidos niños también saben de ti,
y desayunan besos y emanaciones lúbricas de los amantes.
Son los que cayeron, más nunca llegaron a ser demonios.

 Son buenos como tú,
llevan un panecito de tristeza en sus bolsillos
y visten como obreros,
trasnochan al cuidado de los adolescentes que se fugan.
Alguna vez fueron príncipes,
hoy velarán tu sueño matinal.

Tesoro


Dicen que  uno tiene la edad de la piel que toca.
Yo tengo treintaiuno cuando vienes.

Contigo la juventud es un bien recobrado;
tesoro de las brujas,
Poder de la hechicera.

El fatalista se deshace muy pronto del oro de su infancia.
La bella ninfa llora ante el espejo.
Nada más perfecto que la mujer que guarda en cofre vigilado,
las rosas frescas de su fantasía.


El Decálogo de Afrodita

(Documento encontrado en las ruinas de una casa de citas)

I. Amarás a cada hombre en su momento, más que a ningún otro. Entregándote a él con gracia de doncella y ardor de yegua blanca.
II. No jurarás amor en nombre de algún Dios, pues será en vano.

III. Acudirás a tu cuerpo como se acude al templo de Afrodita: Con ternura y pasión, para ofrendar las rosas frescas de tu deseo.

IV. Serás bella o fea a voluntad y no permitirás que ningún amante estime tu valor. Sólo tú  puedes elegir tu precio.  

V. Mantente en forma, el lecho requiere de tus destrezas físicas, además de tu belleza anatómica. Un vientre fecundo es siempre un altar de carne.

VI.  Jamás desestimes el tamaño del miembro viril. Venus jamás te perdonaría.

VII. Nunca hables mal de otra mujer, por más que la odies. No envidies la suerte de la casada, ni de la viuda, ni de la solterona rica. Tú podrías ser cualquiera de ellas.

VIII. Puedes  desear al hombre que quieras incluso a los de tus amigas. Pero jamás permitas que un varón interfiera en tus decisiones. Una amiga vale más que todos los amantes de la tierra.

IX. No pidas, no exijas, no supliques, no mendigues amor. Otorga tus favores sin medida.

X. Honra a tu madre. Ella fue quien por primera vez puso su mano en tu sexo.


Alexandro

Hoy no miento
el Amor se ha vestido tres veces en mi habitación.
La enciclopedia dice que su sección primera fue borrada de pronto.
La A de Amor y de Adolezco y punto.
La A de Amor en el que no creía.
Te pareces al tiempo que paso en las tinieblas de esta mansión que habito.
Eres la tachadura sobre un poema cursi, la inicial de sublime;
la mancha de ese vino sobre mi blusa nueva.
Y es fácil verte así, desnudo bajo el arco de un templo en la mañana.
Tatuado por la mano de un juvenil artista.

Ay, la primera letra de mi vocabulario.
Ay, mi verdugo amable que asesina al silencio.

Yo te escribo canciones para que te complazcas,
y encuentro mil maneras de llamarte que no te digan mío.
Amo la A de tu nombre que jamás se repite,
la duda de la equis en el diminutivo,

El sesgo de la de,
la lengua de la ele,
la procedencia real de tu misterio.
Yo les digo que odiaba los poemas dormidos bajo las catedrales.

Yo declaro una tregua con los dioses humanos
que no comprenden más allá de una realidad lóbrega.

Vino este hombre y su camisa de algodón
murmuraba los nombres de una madre.

No le he dicho que me han llamado así
los marineros, los que buscan el pan en la basura,
los impíos, los de caso perdido
los bufones que mueren
por sobredosis de publicidad.


Profanos

Eres la lengua del deseo,
la tradición de sonreír mientras se abofetea.
La nalgada chillona que se escucha en los templos ofrecidos a Venus.
Me veneras, me tienes como un lirio estremecido por la lluvia.
:
La nuez amarga de tu beso me sacia,
la interna danza de mis venas te nombra;
mil veces te bendice, cantoral de sagrados ministerios,
sochantre desde el coro que fascina a quienes de rodillas,
adoramos.

:Te he navegado como quien no espera encontrar pronto, un destino.

El viaje es un placer que incendia el instante en que vienes, con traje deportivo, no sé, la zapatilla el plexo, la oración dirigida: -¡ya me tengo que ir!-

Guillotinas el tiempo que me brindas. A cuchillo repasas cualquier indicio de abandono.
:
Tienes edad para llamar mujeres  a las cosas que domina el varón.
Suficiencia en el arte del amor y eres torpe en  el arte de la guerra.
Te demando que no me des ternura y decides mirarme de ese modo.
:
Ávida Diosa de la espuma, no permitas que en este viaje, los vientos lleven a los amantes a olvidar que se deben a ti, a la rosa tibia de tus alegorías. 
:
Presento como escudo, tu libro. Terso y de carne. Viviente en el amor.
En él transcribo la piel que eres, tu pasado y las trescientas veces que nos veremos.
:
Mis versos son cada vez más jóvenes, regresan al regazo de mi madre y yo lamo tu espalda, y escribo con mi lengua un poema tan largo que se desprende lenta, suave, cálidamente de tus nalgas magníficas. Tus muslos son columnas donde ejerzo la dicha.
Entro a tu espalda y canto en el idioma que aprendimos  lette, leté, letté.
:
Dueño mío
no morirás conmigo,
no vivirás conmigo.
El verso que persiste es aquel, que nunca ha sido escrito.



Manifiesto final

Tu respiración es, la música del alba, esa misma que anima a los amantes a continuar con nuevos embelesos. Descansa en mi lecho, blanco y aromático, templo de mis placeres, casa donde recuesto mis plegarias. Porque tienes las llaves de un fabuloso reino y hoy, te he coronado frente a la multitud.



Verónica Zamora Barrios. En:  Vientidos poetas de Colima. Parota de Sal. Ed. Puerta Abierta & Amargord, Ed., Colima, 2019

sábado, 22 de junio de 2019

WORKING MAN BY THE DUBLINERS



                                               A la vieja clase obrera, en la que aún creíamos…


El otro día escuchando Working Man por The Dubliners
Sentí nostalgia del orgullo de la vieja clase obrera

Recordé los lejanos días durante la Dictadura en que soñaba
Con ser un trabajador

Quería sentir aquel orgullo

Aquella fuerza que intuía en ellos cuando marchaban desde las fábricas
Hacia Madrid…

Luego recordé (una vez más) El día en que tuve que explicar
A mis alumnos (hijos de hijos de la clase…)
Que cuando les llamaba hijos de obreros no les insultaba
Ni a ellos ni a sus padres

Dónde quedaron aquellos viejos días de la vieja Dictadura
Cuando quise ser un trabajador…
Cuando soñé ser un trabajador…

Cuando mi clase se mostraba llena de orgullo y cambiaríamos
El entero mundo
De base…

Tendría que ser un Jorge Manrique para cantar tanta pena…

Pero ni siquiera en la muerte
Ni en el canto tampoco somos iguales…

Recuerdo (cuando aún estábamos vivos) Cómo contábamos
Nuestros muertos: cómo cantábamos y brindábamos por su memoria
Con orgullo…

Ahora que vagamos como muertos sin pena ni gloria y nos amontonamos
A las puertas de El Corte Inglés nadie canta
Nadie brinda por nosotros: ni se recuerdan las viejas hazañas…

Nuestros hijos no recordarán ya que un día (durante un breve instante)
Tuvimos orgullo y (a pesar del miedo) Entramos en combate
Con la decisión de los héroes…




Matías Escalera Cordero. Recortes de un corazón herido por la esperanza. Huerga & Fierro, 2019



viernes, 21 de junio de 2019

TRENES QUE VIENEN DEL SUR




No conozco el dolor de vuestro tren
Sé que atraviesa de Sur a Norte
Tierras lejanas (para mí)
Mas
Lo sospecho

Sospechar el dolor es lo único que puedo hacer desde mi teclado

Hay otro tren
Sin embargo
Que viene del Sur también que pasa cerca (de mí)

A veces he conocido o me he cruzado con algunos
De sus viajeros (los más afortunados)
Aunque reconozco que nunca he hablado francamente
De tú a tú
Con ninguno de ellos

Tan solo los contemplo en la playa (me venden gafas de sol
            y pañuelos) O en Lavapiés
En donde me sirven las cervezas y los cafés…

En este otro tren del que os hablo los vagones son pequeñas
Embarcaciones (algunas son de juguete)
En ellas surcan ellos los raíles de las olas del Estrecho
Que es como cruzar un tajo profundo en la tierra…

Llegan como vosotros cabalgando la muerte y el dolor
Y sujetando el odio
Obnubilados como estáis por los sueños (y por la ilusión
            de la felicidad futura…)

Ellos os representan y me traen vuestro dolor
Con la cerveza
Con el café
Con las gafas de sol y con los pañuelos

Es todo lo que os puedo decir acerca de vuestro dolor
Y de vuestras ilusiones
Que lo sospecho
Que las sospecho (nada más)



Matías Escalera Cordero. Recortes de un corazón herido por la esperanza. Huerga & Fierro, 2019



jueves, 20 de junio de 2019

3 poemas de RECORTES DE UN CORAZÓN HERIDO POR LA ESPERANZA, de MATÍAS ESCALERA CORDERO



ESPERANZA ANTES DEL ALBA


Cuando tras la noche infinita la esperanza se bate en retirada
Del mundo
Cuando los ejércitos de la luz se dispersan…

Cuando la derrota es inminente (exclaman todos…)

Tú y yo iniciamos nuestra canción de los seres que esperan
Ver
Los rayos del sol abriéndose paso por entre las sombras
De la hora antes del alba…

Cuando
Contra toda esperanza el niño toma su cuaderno
Y su lápiz
Y se dirige a la escuela (en la hora antes del alba…)

Cuando
Contra toda esperanza la madre se dirige a limpiar escaleras
            (también) Antes del alba

Y ve una luz al final del túnel…
Y solo ella distingue su levísima llama…


Cuando
Contra toda esperanza los amantes se aman (antes del alba…)

Y contra toda esperanza el músico trenza sus notas
(justo) En la hora antes del alba…

Y el panadero amasa el pan junto al horno
Y el jardinero abre la llave de paso
Y el agua limpia las calles…

Y todo sucede en la hora de antes del alba…

Y todo sucede así (antes de la luz…) Con extrema
Sencillez
Y contra toda esperanza…

Cuando
Contra toda esperanza los ahogados llegan a la orilla
Y nos hablan…

Cuando
Contra toda esperanza alguien les escucha…

Y todo sucede antes del alba…

Cuando
Contra toda esperanza el ahogado encuentra su corazón…

Cuando
Contra toda esperanza el que escucha su lamento
Encuentra su corazón…

Cuando
Contra toda esperanza millones encuentran su corazón…

Cuando
Contra toda esperanza millones escuchan la voz
Del ahogado (justo en la hora antes del alba…)

La hora justa en que tú y yo iniciamos nuestro canto…


Cuando
Contra toda esperanza el niño llega a su escuela y la madre
Termina la última escalera (y la llama
aún no se ha consumido
en la tiniebla…)

Cuando
Contra toda esperanza el amor de los amantes no se ha extinguido
(aún…)

Cuando
Contra toda esperanza las calles reciben limpias al alba…
Y el olor a pan recién hecho inunda las aceras…

Cuando
Contra toda esperanza el ahogado se levanta en la playa
Se sacude las olas
Se sacude la muerte
Y mira hacia atrás y vuelve su cabeza de ahogado hacia adelante
Y avanza sus brazos de algas (contra la luz…)

Y luego avanza sus manos de algas
Y luego avanza sus dedos de algas (y abre sus hombros de algas
y de su corazón ahogado
emana la luz al fin…)




FELICIDAD Y ECONOMÍA A TRES VOCES


La felicidad no es económica…

            … ¿cómo podría serlo…?

[… solo los locos se hacen esas preguntas…]

...

Hemos entrado en la lluvia
Y no somos felices…

            … ¿cómo podríamos serlo…?


            [… nadie se las hace…
            … esas preguntas y menos la gente feliz…]


Es verdad
Podría dejar de hacer preguntas…

Y cantar los paisajes celestes…

Esas cordilleras de nubes blancas sobre nubes grises
Y las ciudades inversas del firmamento
Y sus valles
Y sus inmensas planicies y sus ríos de luz
Que se dirigen en parsimoniosos meandros hacia la nada azul…

Podría olvidar las preguntas
Y cantar toda esa inmensa e inefable belleza…

Y las columnas de luz sosteniendo el mundo terrestre…

Pero no quiero: no puedo…
No debemos traicionar el dolor y la falta de esperanza…

            (¿Verdad?)






Y DE PRONTO SON LAS CINCO…

A Emilio Sola


… ¡Miré el reloj y de pronto eran las cinco!… Nos dijo Emilio Sola…

Sí el tiempo es así: de pronto son las cinco y la decadencia
Y la muerte nos aguardan…

Y toda una vida ha transcurrido
Y todo un cuerpo
Y todo un mundo
Y todo el amor que ha cabido en él (en el cuerpo y en el mundo…)
Y todo el dolor
Y todos los naufragios e infortunios…

… Y todas las islas visitadas o soñadas… (esto no lo dijo: pero
                        podría haberlo dicho…)

De pronto son las cinco y ya nunca jamás volveremos a ellas…
Ni a las islas ni a los amores ni al dolor ni a los infortunios…

Han dado las cinco… Nos dijo…
El tiempo se nos ha caído encima… (todo decadencia o muerte…)

… Nos queda el recuerdo y el júbilo de lo vivido…

            ¿Bastará?




Matías Escalera Cordero. RECORTES DE UN CORAZÓN HERIDO POR LA ESPERANZA. Huerga & Fierro, 2019

miércoles, 19 de junio de 2019

Dentro el pozo




Dentro el pozo
todo era luz
fuera del pozo




Antonio Orihuela. Disolución. Ed. El Desvelo, 2018

martes, 18 de junio de 2019

GALLINITA CIEGA



Invierno en el cajón,
maduros yo y la fruta
en su sitio.




Antonio Orihuela. Disolución. Ed. El Desvelo, 2018

lunes, 17 de junio de 2019

Piedra rodante



Piedra rodante soy 
por los caminos de asfalto 
rodando hacia abajo voy 
siempre con la esperanza 
de encontrar una salida 
al perplejo corazón.
De rodar no me arrepiento
algún contento he sentido
en mi constante rodar
por este mundo falaz.
En viento me convertiré
o en un pedazo de cielo 
en espera de una nube 
y en sus entrañas rodar 
hasta que se vuelva lluvia 
y en mil gotas
mojar tu cuerpo 
tu piel atravesar
y así continuar mi rodar
dentro de ti ya por siempre 
y el corazón alegrar.


Manuel Martínez Morales

310519

jueves, 13 de junio de 2019

INTERFERENCIAS de MARÍA ÁNGELES PÉREZ (fragmento I)




Pocas veces tenemos la oportunidad de ver estallar un texto cuando se confronta con las voces de la realidad siempre escamoteadas a lo poético, creo que a Juan Carlos Rodríguez le hubiera encantado este libro de María Ángeles Pérez y de todos, pues nunca antes se había sostenido en un libro un ejercicio como este de intertextualidad que es de intercarnalidad, de minado de la palabra poética en su fricción con la palabra rígida, fría y aséptica de la noticia, menos que, desde ellas, asistamos a un desplegarse de un lienzo de dolor y verdad, un espejo en el que mirarnos más allá de la poesía, frente a nuestra desnuda inhumanidad que la lírica tantas veces clausura y tapa..

Antonio Orihuela



miércoles, 12 de junio de 2019

5 poemas de A OJO DE BUEN DIABLO de DANTE MEDINA



Epigramas



xx


No cuentes conmigo para cosas serias.






xxiii


Aunque tú no lo creas
a veces me olvido de ti.
Aunque tú no lo creas
he amado a otras como a ti.
Aunque tú no lo creas
podría prescindir de ti.
Y aunque tú no lo creas
yo tampoco lo creo.





A veces…


A veces
pierdo tánto
la cabeza
por una mujer
Que no sé
dónde
dejé el cuerpo.





En cuanto al sombrero


Lo menos importante de la belleza
de las mujeres
—y que me perdonen todas las mujeres que piensan—
es la cabeza.

La cara sí,
desde luego,
la cabellera, y esos ojos aptos para lentes oscuros,
la dentadura que elogian los productos higiénicos de la sonrisa
sana.
Todo eso, incluyendo
la veracidad de unas manos que nos acariciarían
si les diera su regalada gana.

Contra cualquier prejuicio intelectoide,
la cabeza de una mujer
es mejor con un sombrero.
Es, digamos, más linda,
más ojos que mirar,
más boca amplia,
más pómulos de sombra,
más cara de mujer,
más cabeza de hembra
y más sorpresa
la cara de mujer con un sombrero.

Piénselo usted muy bien:
no hay un mayor desnudamiento,
no hay un atrevimiento más sofisticadamente tan discreto,
que quitarle a una jovencita,
elegante,
perdone niña,
su sombrero.




Lo mucho que es, por si eso fuera poco

Para Amy, como siempre


Todas las parejas se reinventan

Nunca, los que se aman, han comprado amaneceres

Con sus cuatro ojos construyen un mundo
que Dios ni imaginó

Por eso los amantes están condenados al Infierno

Arden
y no hay manera de que entiendan el fuego que les quema las manos

A gritos los amantes dicen estar en desacuerdo con el mundo

Y rompen cosas, destruyen los atriles del canto
que los sostiene en vida cada día

Las parejas son un enigma:
Es imposible entender que sobrevivan



Dante MedinaEn: A ojo de buen diablo. Poesía completa (1972-2018). Ed. Amargord, 2019