documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

jueves, 17 de marzo de 2016

EPÍLOGO







            Palabra que muerde un trozo
                del pan de la verdad
                              
                               Jorge Riechmann


Ya no hay caminos.
La tormenta
ha borrado de un plumazo
las rutas seguras
a salvo de los bárbaros.
La brújula se ha dislocado.
Nos sentimos mareados
en medio de la inmensidad del mundo,
sin certezas ni maestros, solos
y a la intemperie.
Ya ni siquiera sabemos leer los mapas.
Todo nuestro mundo
parece del revés.
Ya nadie sueña.
Las palabras grandes
asustan
o cansan
y se prefiere el vértigo.
Nos conducen como a ovejas.
Boqueamos
a la manera de los peces
―asfixiados y enajenados de nosotros mismos―
fuera del agua que nos vio nacer.
Todas las palabras
parecen huecas.
Hablamos y hablamos,
decimos y decimos…
Y cada vez más ruido.
Ni una sola voz
para encontrarnos
y celebrar el milagro
de nuestra carne hecha palabra,
de nuestra piel hecha nosotros.
Como si solo hubiera verbos para separar
y hacer más hondo / el pozo
de nuestro vacío profundo.

No, yo no quiero decir
con vuestras voces
ni vivir por encargo
ni anhelar vuestros deseos.
Yo quiero una palabra que me limpie
y me enseñe dónde están
nuestras cadenas.
Yo quiero una palabra
que sea cizalla
y abra puertas / siempre,
una palabra que abra, que abra, que abra…
y nunca cierre.
Una palabra capaz
de florecerme entre los labios
y calmar mi sed de siglos.

Eso es lo que busco:
una palabra
para nombrar de nuevo al hombre.





Juan Cruz López. El nombre de los hombres. Ed. Baile del Sol, 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada