documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

sábado, 10 de diciembre de 2016

Tres poemas de JESÚS LLAMAS




Mi existencia

Vivo entre el amor la muerte
y así van pasando los
tiempos muertos de mi existencia.
Vivo rodeado entre el miedo
la angustia y la muerte
el amor y la libertad.
El amor y la libertad
son la luz necesaria
de nuestro vivir.
Pero al vivir
tropiezo conmigo mismo
y por encima de todos
los razonamientos posibles
no acepta mi mente
la razón ver hombres encarcelados.

No es de razonar
ver hombres cogidos
a unos barrotes que le niegan
la condición de ser seres humanos.
Dudo si estos pensamientos
me llevan a vivir o a morir.
No sé si quiero matar
o que me maten.

Pero no se puede continuar viviendo
junto a otros hombres
que viven encarcelados
por intereses de los demás.
No deben seguir muriendo
los hombres en las prisiones
mi mente no puede permitirlo.
Me estoy rompiendo
poco a poco a mí mismo,
me voy destrozando
entre tanta angustia carcelaria.

Busco algo o alguien
que mantenga mi esperanza
nada de mi cuerpo es mío.
Busco cien labios abiertos
para estrellar cien besos muertos.
Vuelvo a casa cansado
llevo la cárcel conmigo.
El hombre apresado
a una reja me mira
esperando que vaya a liberarle.
Nada es mío, todo es de él
no tengo casa.






Mientras la vida sea sangre ajena

Mientras la vida sea
sangre ajena derramada,
sangre muerta día a día
para que otros vivan,
encontrarás hombres
que se desangran
en cualquier sucia, podrida cárcel.

Mientras la vida
sea sangre ajena,
encontrarás miles de celdas
de cemento inútil,
llenas de hombres
con vida, inteligencia
y corazón:
hombres que intentan vivir
y que el hombre sea vida.
¿Qué son las cárceles
sino sucios cementerios?
mientras la vida
sea sangre ajena
sangre encontrarás en el polvo
y en la tierra.

El hombre revolucionario
no vive aquí.
Muere hoy sobre el asfalto
sucio de paz
y entre muchos muertos vivos
encontrarás su muerte
y el silencio
y el aire aquel día
sabrá a sangre
derramada por la libertad,
y los perros con sus manos sucias
se llevarán su cuerpo apaleado
mientras otros ojos
recordarán un hombre
empuñando un arma y así.
Mientras la vida
era sangre ajena,
nacían otros revolucionarios.





A George Jackson

(Joven revolucionario negro muerto en
la cárcel de San Quintín el sábado 21 de
agosto de 1971 después de llevar diez
años de cárcel. Era un pantera negra.)

George Jackson, negro joven,
criado en las calles
olvidadas de América.
Vagabundo de la noche,
educado entre prostitución
vicios y niños hambrientos.
Por eso lo primero que aprendiste
fue que robando se podía sobrevivir.
Sesenta dólares de robo,
diez años de cárcel
y después la muerte.
Pequeño botín
y suficiente para el capitalista
que busca justificación
para su criminal represión.

Día tras día, hasta llegar a diez años
te hubiera sobrado tiempo!
si no te hubieras convertido
en revolucionario,
te imagino entre esos sucios barrotes.
Día tras día
en tu lento aprendizaje de vida.
Día tras día
sintiendo la revolución de tu mente
hasta llegar a la conciencia.
Te veo en ese perro
vagabundo corriendo en la noche
hasta llegar a producirse el cambio
que te hizo sentirte una pantera.
Pantera negra enjaulada.
Te veo enjaulado perseguido y herido
por los dementes cazadores de hombres.
Les diste miedo
hasta dentro de la cárcel
y que casi te conviertes
en esa Pantera Negra
que devuelve con su más violenta rabia
hacia ese asesino loco
que te llevó a prisión
la frustración mezclada
con la potencia revolucionaria
de 10 años de cárcel
quizás podamos encontrarla
el día de tu asesinato
pistola en mano
dentro de la prisión.
Casi se repiten hechos y frases
con la muerte de tu hermano
de tan solo 17 años
diciendo su única frase en libertad.
¡Ya es suficiente señores
ahora soy yo quien decide!
Quizás tus 10 años de frustración humana
queden resumidos al momento de tu muerte
haciendo tuya esa frase
en su máxima expresión.
YA ES SUFICIENTE SEÑORES

AHORA SOY YO QUIEN DECIDE!



Jesús Llamas (Villanueva de Algaida, 1950-Sabadell, 1990)

Nací en Villanueva de Algaida, provincia de Málaga.
Cuando tenía doce años mi familia emigró a Catalunya por las mismas razones de tantas otras familias obreras.
No tenia conciencia de clase en aquel tiempo pero ya no entendía que hubiera miseria mientras otros tenían riqueza.
Fui al colegio hasta los once años.
Hace tiempo que escribo sin haber publicado nunca nada hasta el momento.
Como otros tantos obreros y compañeros del barrio fui detenido en 1970 por luchar contra la dictadura fascista.”

Este es el breve extracto biográfico que Jesús Muñoz Llamas escribió en el año 1977 a modo de presentación en una modesta publicación editada en Sabadell, y que bajo el título "De puerta en puerta" recogía poemas de diversos autores, los cuales se presentaban como "poetas del pueblo". Los quince poemas que seleccionó Llamas en aquella ocasión, y que se podrían fechar entre 1974 y 1977, ya destacaban por el uso de un lenguaje directo y sin retórica para canalizar una experiencia de revuelta y compromiso dentro del contexto político y social de aquel momento. De un año más tarde, 1978, datan sus primeros dibujos que redireccionarán y amplificarán este gesto poético inicial.
La suya fue una vida restituida y sustentada entre la poesía, el dibujo y la pintura. Una vida vivida intensamente, comprometida y que oscilaba entre un deseo exultante y un soterrado desasosiego, con un inesperado formato que él eligió y que finalizó cuando en 1990 fue encontrado muerto en su pequeña casa del barrio de Ca n'Oriac en Sabadell. Tenía apenas cuarenta años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada