documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

jueves, 1 de junio de 2017

6 poemas de CAJA DE MUSGO Y DRAGONES de DORI CAMPOS




PÍDEME CUALQUIER COSA, ES JUNIO
el cúmulo de duelos se desvanece, estoy en paz
la lluvia es suave, la luz rosada, y ya son las nueve
a esta hora suena  Amy Winehouse
como un río de mujeres.
He salido a la herida y a cerrarla.
A mi espalda todo se va a negro
mi cuerpo llena la calle como un árbol en primavera.
No he podido a la caída de la tarde,
encender la luz, comer deprisa el alimento
solo para tapar la boca y que acabe el día
Me empuja el aire como una bandera blanca.
Por la noche las alimañas muerden los paraísos,
mañana en los bordes comidos del terreno menguante,
las yemas de los dedos, tocarán la yerba y dirán
eso tenemos.




EL FUEGO TUYO
ocupa tanto, he de esconderme en el agua
donde el mar aunque temible parece recoger el cuerpo perdido,
pero sé que después le lleva en la balsa de la Medusa y le hunde.
El mar es hielo.
Mejor aceptar la tierra, donde tener algo mío, y retumba tu pisada.
Te prefiero a los dioses marinos con su figura humana,
si yo fuera sirena podría estar contigo y desaparecer
volver con los míos en un golpe de aleta.
Sin embargo siempre triunfa venus con sus piernas poderosas
o una diosa hindú que mira con ternura y distancia
tu cuerpo de monstruo.
Ni los muertos, ni los mitos, paran los arados del día
seguiré acuchillando la tierra, cada vez más despacio.
Mi sangre es melancolía y tu despliegas el fuego de los circos,
por eso es fácil entendernos,
aunque no tengamos una densidad que nos encaje
estamos juntos, lejos de otra parte de nosotros.




EL DELICADO ABISMO
del desorden,
te doy mis trozos lentos
y los llamas mosaico de la dicha.
Te miro como las primitivas al fuego
para que no se apague.
Decimos, no hay otro viaje necesario
no puede haber daño.
Parecemos el amor, cosa de gente humilde
extendiendo el mantel de cuadros en un picnic
los domingos.




DENTRO DE LA CUEVA
no estoy sola
pequeños monstruos me curiosean,
al poco tiempo soy uno de ellos.
He zanjado el pasado entrando aquí
como las casas abandonadas le cubren le zarzas
y delante la acacias continúan floreciendo.
Quiero vivir mis desvaríos, permitirme todo
la derrota, el canto, las historias que cambian los finales.
Los faros cerrados que en la noche aún mantienen las señales.
Hablo de lo incierto, no sé decir lo verdadero
susurro de alguna forma lo que sé.
Pido paso a quien me espera para no ser nada
atreverme a olvidar y no juzgar lo que acontece.
Tengo que estar conmigo
voy poniendo cintas de palabras en campos solos
para invocar no sé qué baile.
Esta zona de mi vida es leve y azarosa.
Me han iniciado las flores, la gran boca de la madrugada
con su tránsito de pájaros.
Beso lo que sucede para dar fe de estar.
Y con las palabras que puedo nombro cosas
pero hay tantas sin identidad, sin nombres, esperando
calladas.




LOS LABIOS
peregrinos desconocidos en la lengua.
Si ya supiéramos, no habría hoy este cielo
ni caería un manto sobre nuestro hueco.
Será por los volcanes dormidos que todo lo hermoso
podrá hacerse esta noche.
Es tanto el primer antes que a nada se parece.
Hablaré de ti mañana, sola
hablarás de mi mañana, solo.
Echarnos de menos es querer más vida ahora.
El tiempo nos estaba dejando sin lugares
cuando nuestros ojos.
De pronto no oscurece.




LA MIEL
en los labios sabe a siesta de balneario antiguo.
A tinte de esteta que se derrite en las sienes.
Te pediría todo porque todo me falta
y tu me pedirías todo porque todo te falta
pero no lo hacemos. No nos colmamos.
Mudos e intactos, nos arrojamos piedras.
Lo que tenemos para darnos no puede ser deprisa
ni fluye en la palabra, necesita cuerpos transparentes,
acción sin guía.
Parecemos perros con collares cortos en un páramo
que contesta: nada o ata
la boca es la señal donde empieza la danza
pero solo dice cosas tristes.
Tenemos el oeste por la tarde, a la hora que el cielo se desnuda
si le hacemos esperar
nuestros guerreros internos caerán sobre nosotros.




CAJA DE MUSGO Y DRAGONES
COLECCIÓN A LA SOMBRA DE LOS DÍAS
DORI CAMPOS


No hay comentarios:

Publicar un comentario