documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

martes, 30 de agosto de 2016

6 poemas de ESCALERAS HACIA EL SUR de ELISA RUEDA




ESPONJA

Absorbo tus palabras como si fuera una esponja.
Absorbo tus caricias como si fuera una esponja.
Absorbo nuestro amor como si fuera una esponja.

A medida que mi volumen va aumentando,
me ovillo en el silencio y cuando me preguntas
por mi película favorita, mi canción preferida, por qué te quiero,
me cuesta encontrar el cabo de la madeja para ir deshilando el agua.

Te quiero esponjosamente.

Llena de ti,
la música que recuerdo es el canon de mis mareas
al chocar contra tu arrecife
y todas las películas quedan veladas en mi recuerdo.

Una esponja solo siente la plenitud del agua.
Si me abrazas, escurrirán todas las respuestas sobre ti.


***


ENREDADA

Enredada en las noticias del día.
Enredada en la escisión que siempre aparece en los grupos.

Enredada en los márgenes de los plazos que apuro hasta el último trago.
Enredadas tus manos en mi pelo.

Enredada porque tú no puedes dejar de andar y yo no puedo andar.
Enredada en el gris de nubes bajas que ralentizan la espera.

Enredada en la magia pirotécnica de la creación de un poema.
Enredada en el deseo de tus manos.

Enredada en la seguridad de nada.
Enredada en la premonición de anticiclones.

Enredada en el tronco de tu pecho.
Enredada en la torre de observación desde la que descubro la esperanza.

Enredada en la caricatura de la perfecta Eva,
enredada en la costilla del Adán equivocado.


***

LA LLAMADA

Tu mirada me invita a
entrar por tus pupilas
y adentrarme en tu territorio.

Acepto la llamada y exploro.


***


MEDIAS NEGRAS

Con mimada precisión enrolla las medias de cristal
entre las yemas de sus dedos.
Igual que si se sumergiera en otra piel,
va deslizándolas desde la punta de cada uno de sus pies
hacia los talones, subiendo hasta la rodilla.
La ventana en el espejo refleja el fin de la tarde.
Sus manos acarician el tacto negro sobre la pierna estirada
para evitar frunces.
Dobla la otra pierna y repite el mismo recorrido.
Al llegar a los muslos, se levanta del borde de la cama
y ondeando suavemente sus caderas
ajusta las medias hasta la cintura.
Sube la cremallera de la falda.
Él ya no vendrá.


***


LA RESPUESTA EN TUS MANOS

Yo que amo tanto las palabras,
hoy no las invito.
Celosa de que les dé el aire
y vuelen
y ya no sean mías
y otras voces las desgasten
o yo misma las arañe,
las guardo en una libreta
protegiendo el hechizo.

Es mi cuerpo
el que hoy habla.
¿Y si fueran tus manos
las que respondieran?
La pregunta en mis ojos.
La respuesta en tus manos.


***


NO, NO ME ARREPIENTO

No me arrepiento de amarte hasta tu cumbre,
rezumando deseo detrás de la puerta
que abría antes de que el ascensor llegara.

No me arrepiento, no.
Aunque tarde toda una vida en beber este vino
que fui trasegando en barricas de pasión.

No me arrepiento,
porque te amé a gran altura,
por encima de ocho mil metros
hasta quedarme sin oxígeno.
Porque enganchada en las ramas de tu amor
sentí florecer todos los poros de mi piel.

No, no me arrepiento.

Ahora que ya no llega el ascensor hasta mi rellano
y me aplasta la puerta cerrada,
todavía me queda el amor,
que aún circunvala mi soledad de ti.



Elisa Rueda. Escaleras hacia el sur. XXIV Certamen de Poesía Ernestina de Champourcín. Diputación Foral de Alava. Vitoria, 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada