documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

sábado, 22 de octubre de 2016

SOBRE LA MARCHA: IMAGEN Y PALABRAS DE LA TRIBU




SOBRE LA MARCHA: imagen y palabras de la tribu
Gonzalo García Pelayo
2016

Con Sobre la marcha, Gonzalo García Pelayo recupera mucho más que el título original de su película Corridas de alegría (1982), que terminó cambiando por empeño de Andrés Vicente Gómez, y decimos que recupera mucho más que un título y la memoria de un tiempo, recupera una forma de hacer cine, de filmar, a la que siempre aspiró Gonzalo y que ha ido ocupando cada vez más espacio en sus últimas propuestas fílmicas, como queda también patente en Amo que te amen (2015), porque el ideal del cine de Gonzalo siempre fue un lanzarse a la aventura y la sorpresa con ánimo festivo y receptivo a todo lo que pueda encontrarse en el camino, y eso es Sobre la marcha, un himno que se despliega hacia el pasado, con los recuerdos de Javier García Pelayo y su relación con el mítico grupo de rock Smash, y hacia el futuro, con las secuencias donde unos jóvenes rockeros intentan abrirse paso en el panorama musical actual.
Como casi todo el cine de Gonzalo, pero aquí con más intención si cabe, Sobre la marcha, fue rodada en un tiempo récord y con la ayuda de amigos, cómplices y voluntariosos actores para dar forma a un film dominado en su primera parte por un minimalismo visual que contrasta con el monólogo desenfrenado sobre esa casi foto fija de Javier desde la que va desgranando ese texto suyo, acelerado, alucinado y underground que es “Viaje a Madrid”, agridulce evocación de sus días por la capital de España junto a los componentes de aquel grupo musical al que entregó todo su juvenil entusiasmo para que triunfaran y subir a lo más alto que todos ellos se dejaron alzar. Es esta, pues, una película sobre Javier, sobre su tiempo y, sobre todo, sobre su tribu, pero también es un anhelo de que ese tiempo y esa tribu no se haya perdido del todo, un empeño en rastrear sus huellas por si aquel espíritu hubiera germinado en el presente en algún otro sitio. De ahí que la película se pueda ver como un díptico, con una cara donde la literatura ha venido a ocupar todo el espacio del cine en ese plano fijo sobre Javier que a ritmo de ferrocarril va desgranando su experiencia como mánager de los Smash en el tiempo gris del tardofranquismo, las vicisitudes en sus actuaciones, la experiencia de la TV, las tocatas improvisadas en El Rastro, las experiencias psiquedélicas, los problemas con la policía y en suma, la dificultad para respirar libertad en un tiempo asfixiante, estrecho y acosado por las rígidas estructuras del régimen, un mundo feo que ellos, desde su espíritu ácrata, querían transformar a base de drogas, sexo y rock and roll.
Así transcurren los primeros treinta minutos de esta cinta, y tras ellos se abre la otra cara de esta composición, de este díptico sobre la tribu de Javier, ahora ya no serán los recuerdos los que hablen sino las personas que encarnaban esos recuerdos los que completen los recuerdos de Javier, la cinta adquiere entonces la textura del documental, se vuelve mucho más ortodoxa en su propuesta compositiva y se nutre de la potencia de los testimonios de mi querido Antonio “El Marqués”, Jesús Ordovás, Alberto García-Alix, etc. que desde el tiempo presente construyen de manera espontánea un relato que complementa al de Javier y a la vez siguen siendo microrrelatos de ellos mismos, que nos repiten algo que ha sobrevolado toda la cinta, en efecto, por más que contemos, las personas somos inenarrables.
La propuesta de Gonzalo García Pelayo en Sobre la marcha es, una vez más, revolucionar toda la narrativa fílmica habitual en cualquier película y gestionar su producción con los medios más precarios posibles sin que por ello perjudique la calidad de su trabajo, de otra forma ni Gonzalo podría hacer cine, ni Gonzalo pienso que tuviera ningún interés por el lenguaje del cine. Si además logra la aceptación del público, si el público es capaz de concebir este nuevo trabajo de Gonzalo como una propuesta vital, como un asomarnos a un mundo que sigue ahí, para aprender de él, de su vértigo, su aventura y su pasión por la vida,  miel sobre hojuelas. No se la pierdan.

https://www.youtube.com/watch?v=DefudnoWwzw



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada