documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

jueves, 13 de abril de 2017

2 poemas de VENID A VER LA SANGRE DE MI MEMORIA HERIDA de SILVIA DELGADO




La Ley de Memoria Histórica de 2007 obliga a quitar todos los símbolos y monumentos que exalten el franquismo. Sin embargo, existen calles y edificios, placas conmemorativas e insignias que ensalzan a altos cargos y funcionarios franquistas.




Mientras respire saludable en cada renglón de la historia,
mientras no sean vencidos y arrancados sus honores,
mientras sea acunado con sus sables,
y su estertor no sea celebrado por los que lo sobrevivieron,
vive el tirano.

Mientras los nostálgicos con el brazo en alto peregrinen hacia el valle,
mientras se apelotonen en las iglesias para esperar el milagro de su retorno,
mientras por las calles se paseen generales y fieles mirando sus nombres propios escritos en mapas y en paredes,
vive el tirano.

Vive en la cruz y en la estatua,
en uniformes y calendarios,
en fachadas, en aspas, en flechas,
en el águila que sobrevuela paciente y hambrienta,
en misas dominicales y
en canciones impúdicas cantadas al sol y por la cara.

Vive el tirano, claro que vive.

Y mientras viva con paz su memoria ultrajante
los que sí merecieron una tumba noble
arañarán la tierra hasta hacernos sangre.

..........





En el Valle de los Caídos, mayor fosa común de España, fueron enterrados más de 33.000 cuerpos, según los libros de registros de la basílica. La mayoría pertenecen a combatientes del bando republicano. De ellos, 21.000 están identificados, pero más de 12.000 todavía no.




Sepultaron al genocida pa que pudieran llorarlo aquellos que nunca lloraron
cuando vaciaban los pueblos para llenar las plazas de duelo.

Lo enterraron viejo y sin castigo
rodeado de huesos sin apenas nombre ni geografía.
Lo sepultaron a la luz, con todas sus tinieblas
y ordenaron llamar “caídos” a los muertos con su firma.

Ahí dentro,
en la entraña misma de esa cueva
se amontonan miles de cuerpos peregrinos
que no eligieron viajar desde las fosas comunes.

La cruz enorme y siniestra
rompe el cielo y lo perjura.
Allí están,
sin permiso,
las víctimas de dios y del caudillo.



Silvia Delgado. Venid a ver la sangre de mi memoria herida. Ed. Reflector, 2017

2 comentarios: