documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

viernes, 7 de mayo de 2021

 

NOME/ MÁSCARA DE NINGUÉM 

 


LA MÁSCARA mascullaba cosas ininteligibles.

Cosas como: “la noche me lleva contigo y con ironía me muestra el silencio de tu sombra”. Aquel que lleva la máscara del silencio (o de la miseria) puede decir lo importante. Cosas como “vivir es mostrar nuestra mejor / peor máscara porque vivimos mintiendo. Aprende a vivir con la cara frente al sin-sentido”. Aquel que es nadie también puede ser todos.

 

 

A máscara balbuciava coisas ininteligíveis.

Coisas como "a noite leve-me contigo e com ironia mostra me silêncio de tua sombra." Aquele que usa a máscara do silêncio (ou da miséria) pode dizer o mais importante. Coisas como "viver é mostrar a nossa melhor / pior máscara porque vivemos mentindo. Aprende a viver com o rosto frente ao sem-sentido". Aquele que é ninguém também pode ser todos.

 

 

© Santiago Aguaded Landero, del Livro dos rostos, 2016

Traducción de José Azevedo de Bivar

2 poemas de PIEL DE ALIENTO de MANEL COSTA



zona dibujada


el volcán encrespado huye al interior de la estepa

tiene archivos de lava que lavan la tez del río

abejas amaestradas hacen mordiente la tajada

un rosario de risas submarinas traza el mapa maduro de la escarcha

sin bolsillos apenas hay memoria

sin birrete la lengua del rapsoda se resfría

ante todo paz en las carreras de vacas

hay necesidad de un caballero que ponga orden en el estrecho


tortas de maíz encienden el alba

mientras que el crepúsculo objetivo se sube las medias

hay encendidas locuras que llaman a rebato

e incólumes mazapanes que tienen música en el vientre

todos juntos ilusionan al minuto que cae convencido y enfermo


tengo unos labios esperando desde mil novecientos sesenta y ocho

acuden todos los días a la puerta del esparto

pero hoy es jueves santo y las medidas se han agotado

no podré tratar de cambios cuando la lluvia es férrea y pertinente

sin embargo lobo o perro todos somos adelanto

 

 


zona aleatoria


la poesía se peina los versos hacia la izquierda

es una ley anterior a la propia idea de ley

la cadencia es una raya discontinua que aflora para morir

un diccionario desmantelado es su guía espiritual

es mejor abrocharse las sílabas y no dejarse ojales sueltos en el papel

no tiene día siguiente ni acera donde pararse

la experiencia irrita la mucosidad del canto


el verso es dulce por las comillas

y tiene un dromedario en la rima

convive con un lagarto de hombreras felices

en cambio los labios perfumados tienen fieles seguidores

que plantan ramas de pez zancudo en las laderas del monte


armonía levemente muerta que destila pan y vino

y tuerce la boca el repugnante para asirse a las rosas frecuentes

un jardín de lapiceros encubre al santo inocente

y las gabelas de antaño se hacen cruces en las sienes


todo está sepultado bajo la saliva

donde la página caliente crea un espacio de risa



Manel Costa. Piel de Aliento


jueves, 6 de mayo de 2021

Poema de rodillas



Mi madre me enseñaba a fregar de rodillas,

La línea que separaba nuestro suelo del vecino,

Recta, marcada, más blanca la madera, que se note que somos

Las que mejor fregamos, de rodillas. 

Las monjas me enseñaban a rezar de rodillas, a confesar de rodillas

Y de rodillas los castigos que sanan, eso decían.

Los hombres querían que fuera de rodillas por sus normas,

De rodillas pidiendo su permiso 

De rodillas en el trabajo, no fueras a perderlo, me avisaban

De rodillas pidiendo mis derechos.

De rodillas escribiendo en el templo de las palabras

Siempre creyendo que el mundo era el alto muro de un cementerio.

A nadie puede extrañarle que cuando conseguí ponerme en pie

y mirarlo cara a cara

no pudiera contener mi alegría 

viendo lo alta que yo era en realidad.

 

 

Begoña Abad. Madre. Ed. Pregunta, 2021



miércoles, 5 de mayo de 2021

CAMINO CON MI MADRE


 



Camino con mi madre.

La misma raíz, diferentes frutos.

La meditación del día.



Begoña Abad. Madres. Ed. Pregunta, 2021




martes, 4 de mayo de 2021

ELECCIONES

 




Mi madre no entiende de política

y me pregunta, preocupada,

¿qué hay que votar?

Ella, explica sencillamente,

quiere votar para que los ricos

no roben a los pobres para hacerse más ricos;

votar para que nadie pase hambre,

ni tenga que aceptar un trabajo como esclavo.

Para que no vuelva lo de antes, eso dice.

 


Begoña Abad. Madres. Ed. Pregunta, 2021



lunes, 3 de mayo de 2021

4 poemas de UNA VERDAD EXTRAÑA de MANUEL RUIZ AMEZCUA


 


Para vivir aquí,

para seguir viviendo,

 

cuánta carne de cuerpos indefensos 

arrastran medio muertos

 

los ojos que alimentan este infierno.

 

Cuánta boca entregada

a un dominio sin fuego,

y cuánta ausencia fría,

y cuánto mundo incierto 

bajo el azul del cielo.

 

Cuánta hermosura negando su deseo.

 

Gozando frente al mundo

 

he visto demasiados labios secos 

negándonos la vida

 

y robándonos lo eterno.




***



Si escuchamos los siglos

siempre gritan lo mismo.



Si alumbramos el grito,

nadie nos da cobijo.



Nos cambiamos de cielo

bajo el mismo desierto.



Nos ofrecen destierro

pero damos deseo.



Protegemos la carne

cuando la carne estorba.



Olvidamos el cieno

pero el barro nos nombra.



Renegamos del mundo.



Sobre charcos de niebla invocamos perdón.

Pero el mundo se venga.



Maltratamos entrañas.

Desahuciamos conciencias.



Malgastamos esperas,

y el auxilio no llega.



Cuando todo está lejos,

cuando nada se escucha,

el venero está cerca.



Pero el agua se oculta.



***



No servimos para nada

si no usamos la palabra

y atestiguamos la causa

 de la injuria y la desgracia.

 

No contamos para nada 

cuando le damos la espalda

a la mentira tramada

 por la astucia de quien manda.

 

No nos sirve para nada 

la belleza ensimismada

cuando los labios declaran 


lo contrario de la cara.

 

De nada nos sirve nada 

si sólo queda la rabia

convertida en una infamia, 


prohibida por quien la llama.

 

De qué sirve la esperanza 

si la vida está dañada

por los ojos de la noche, 

por las manos de la nada.


***


MÁS ALLÁ DE LA CULPA


Ven lo que está pasando, pero callan.

 

Saben que el poder miente. Reconocen 

el sufrimiento inútil,

 

la injuria soportada

 

y la injuria indiferente.


 

Pueden evitarlo todo, 

pero callan.


 

Saben que el poder trafica

con el dolor ajeno. Con el frío 

del miedo, con los escondrijos 

y las puertas falsas.

 

Y saben que existe la humillación, 

ese depósito de lepra

 

y llagas encendidas

 

donde cuece la maldad infinita 

de quien no tiene amparo.

 

Pero siguen callados. 

Todos callan y callan, 

amparando al verdugo.



Manuel Ruiz Amezcua. Una verdad extraña (poesía 1974 - 2021). Ed. Comares, 2021



domingo, 2 de mayo de 2021

 

ARBEIT MACHT FREI[1]



 

dedicado a Jorge Riechmann

 por su libro trabajar sin destruir.

 

 

La identificación entre capitalismo y realidad

 tiene como efecto convertir la vida en la auténtica forma de dominio.

 Pero si la vida funciona como una verdadera forma de dominio,

 a la vez, la vida misma se transforma en un campo de batalla.
Hoy, la vida es el campo de batalla.
(Santiago López Petit,

Breve tratado para atacar la realidad, p.19)

 

 

A LOS HOMBRES hay que enseñarlos a confiar en las instituciones: en el laboratorio/ en la lírica científica / en el laberinto bifurcado, hoy de bambú y mañana de barrotes. Hay que confiar en la mina donde las flores minerales son exprimidas hasta expulsar zumo de mercurio líquido/ hay que enseñarles a confiar en los laberintos de SAL donde habitan las sirenas de la gramática oficial.

 

 ¿Y A LAS MUJERES? ¿Hay que enseñarles también a competir?

 Sí, sobre todo si se mueven entre andamios académicos / y son alumnas aventajadas de la sintaxis espacial de los laberintos / y pasan de becaria a secretaria del departamento / en el breve lapso de un ciclo solar Tzolkin[2]. Hay que confiar en ellas. / Buenos maestros tuvo quien aún los obedece y bala, / quien utiliza en alucinada travesía el oscuro poder del conocimiento, porque el trabajo es… el pan de sus hijos.

 

Y YO, EL IMPOSTOR de la ciencia, maldigo la honra y la memoria, el deseo y el dolor fabricado / a costa de mi reputación trenzada en la flor de la locura o en la flor de la pereza. No trabajar para el enemigo: he ahí mi máxima. /¿Acaso es impostura/ mirar nítidamente las cosas que son las cosas, aunque sean invisibles? Mi maestro fueron el guardador de rebaños y el guardador de aguas. / Sin embargo, ellas, las flores del Mal, no buscan cosas invisibles que no den dinero, tampoco sabiduría, sino información oculta en lo diáfano: ellas hacen minería de datos, como Eva, la flor contable, dentro de su laberinto fiscal.

  

 LOS IMPOSTORES de la ciencia, como yo, / engañan a quienes truecan llanuras por abismos.  El verdadero impostor precipita los verbos / en el caldero de los conjuros / y luego se bate en retirada / con el olor del patíbulo a cuestas. /  Sus delirios y sus lamentos imponen un nuevo orden / en los escenarios académicos: / nunca admite a los oráculos de la farsa hipócrita y fingen pusilánimes el afecto en los aniversarios de los jubilados/. El verdadero impostor necesita ceñir la fantasía y la ilusión. /  Es adicto a la victoria que parece derrota;  amaestra perros de aguas que les lavan sus sentencias/  y no se contagian de la mortecina palidez del poder / que usa aforismos adulterados como: "el poder es el mejor afrodisíaco".

 

EL PODER sólo tiene amores protagonizados por las reglas de la tristeza y de la obediencia. ¿Serás tú, voluble lis, otra flor del Mal o una flor de la Elocuencia (Zoraida)? Ojalá los restos de tu corola fuesen devorados por los escarabajos de las dunas. Abajo el poder de la luz del conocimiento y su lenguaje especular/encriptado. Arriba las tinieblas del poder de la poesía: el saber definitivo.


SAL, Editorial El burro verde, Moguer, (2012). Agotado



[1] El trabajo te hará libre. Leyenda a la entrada de diversos campos de concentración nazis..

[2] Es decir el año de 260 días de los mayas, ni siquiera un año solar occidental.

3 poemas de UNA VERDAD EXTRAÑA de MANUEL RUIZ AMEZCUA

 



Instrumento de locura 

tranquilo como la noche. 

Impaciencia turbia y mala 

que, indiferente, responde.


Fría ausencia perseguida 

 entre abrazos consagrados 

de mirada venenosa. 

Fragilidad de la vida.


Perfiles nunca precisos. 

Paisajes desde la sangre 

azuzándome en los ojos 

la claridad de su cauce.


Odio cansado de esperas

a la sombra de mi cuerpo. 

Manos que nunca saciaron 

la plenitud de su sueño.


Perfiles nunca precisos. 

Fragilidad de la vida.

Fría ausencia perseguida

y triste verdad que miente.

 

***

 

 

Como la sombra de un sueño,

dormida en rabia celeste,


el mundo amanece mudo,

sin ojos que lo contemplen.


Todo lo que abraza el cielo

de este día indiferente,


se resume en el desprecio

del abismo de mi mente.


Martirio del pensamiento,

el corazón de la noche

no termina en el misterio


ni en la aurora que lo esconde.


Intrusa carne baldía

torturada por el tiempo,

atizada por la nada


y ofrecida en el silencio.


La piedad nunca buscada

y encontrada para siempre.

El clamor de sus atajos.

Sus caminos sin presente.


***


Como lo más difícil de este mundo 

aman, con la alegría de tu cuerpo,

las cosas que regresan del destierro.

 

Tu boca rabiando por mi boca. 

Tu carne por mi carne.

 

Tus labios restregándose en mi cuerpo.

 

Como lo más hermoso de la vida,

tus ojos que me llaman en silencio.

 

 

 

Manuel Ruiz Amezcua. Una verdad extraña (poesía 1974 - 2021). Ed. Comares, 2021

sábado, 1 de mayo de 2021

 

PRIMERO DE MAYO DE 2021 EN ESPAÑA EN DEMOCRACIA

13.0.8.8.13 -2 BEN Tzolkin



PARA UNOS el maíz, para otros el trigo.

Escribo desde el lado invisible de las Palabras: pan y vino. Escribo desde el lado de los muertos que nunca probaron el Pan de la palabra ni el vino de los dioses. Sin guerra, con pandemia, la tercera españa sufre ante el espejo insomne que nunca imagina ni inventa nada. Este hombre, que no duerme, que la enfermedad acecha, reflexiona: ‒ ¿es mejor votar el lado izquierdo de la cama o dejarse aplastar el corazón con el peso insoportable /envenenado de la sangre?

 

 

Santiago Aguaded Landero 01-05-2021

inédito



 

Primero de mayo de 1937

No sé qué sepultada artillería
dispara desde abajo los claveles,
ni qué caballería
cruza tronando y hace que huelan los laureles.
 
Sementales corceles,
toros emocionados,
como una fundición de bronce y hierro,
surgen tras una crin de todos lados,
tras un rendido y pálido cencerro.
 
Mayo los animales pone airados:
la guerra más se aíra,
y detrás de las armas los arados
braman, hierven las flores, el sol gira.
 
Hasta el cadáver secular delira.
 
Los trabajos de mayo:
escala su cenit la agricultura.
 
Aparece la hoz igual que un rayo
inacabable en una mano oscura.
 
A pesar de la guerra delirante,
no amordazan los picos sus canciones,
y el rosal da su olor emocionante
porque el rosal no teme a los cañones.
 
Mayo es hoy más colérico y potente:
lo alimenta la sangre derramada,
la juventud que convirtió en torrente
su ejecución de lumbre entrelazada.
 
Deseo a España un mayo ejecutivo,
vestido con la enterna plenitud de la era.
El primer árbol es su abierto olivo
y no va a ser su sangre la postrera.
 
La España que hoy no se ara, se arará toda entera.

Miguel Hernández (Orihuela, 1910-Alicante, 1942)
De Viento del Pueblo
Fotografía de Carmen Lourdes Fdez. de Soto

ENTERRAD BIEN A NUESTROS MUERTOS (2020 y 2021)

 

                                                            


 

 

 

                                                                  Para Maribel, y para todos sus compañeros

                                                                          sanitarios. Por salvar tantas vidas con tan pocos

                                                                          medios. Y por luchar heroicamente contra un

                                                                          enemigo más que poderoso. Muchos han

                                                                          perdido su vida en ese empeño.

                                                                          

                                                                                                         

                                                                           

 

 

 

 

                                                                                         Derramáronse todos como una neblina

                                                                                                                    GONZALO DE BERCEO

                                                                             

                                                                                              Como todos los muertos de la Tierra

                                                                                                                 FEDERICO GARCÍA LORCA

                                                                           

                                                                              ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?

                                                                              ¿Nunca se ha de decir lo que se siente?

                                                                                                              FRANCISCO DE QUEVEDO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Muertos sin alas y muertos sin ojos,

muertos sin cuerpo y muertos sin nadie,

aún no habéis tenido vuestra tumba,

aún no habéis tenido vuestra muerte.

 

Os mostraremos la luz en la oscuridad.

 

No tuvisteis un dios,

ni siquiera una mano

en la hora del olvido.

 

Diremos no a vuestro silencio

y a todo lo que os separa

de lo eterno.

 

Porque la luz es dulce

y es grato para los ojos                      

contemplar el sol.

 

Lo peor del silencio

es su intención de muerte.

 

Enterrad a los muertos

y tocareis lo extraño

y visitaréis lo desconocido.

 

Enterrad bien a nuestros muertos

antes que no haya compasión

por el rastro de su vida,

por el grito de su muerte.

 

Enterrad a los muertos, y dirán

todo lo que ocultáis de ellos.

Todo lo que ocultáis a todos.

Todo lo que no hicisteis por ellos.

Todo lo que no hicisteis por sus cuerpos.

Todo lo que no hicimos lo diremos.

 

Escuchad en silencio

todo lo que murmuran de vosotros,

todo lo que esperaban de nosotros.

 

Tantos muertos juntos tienen razón

y se levantarán contra nosotros.

 

Enterrad a los muertos dignamente.

Los dejasteis morir sin dignidad.

Y volverán un día, volverán

a decir su verdad.

 

Nunca perdonarán el abandono.

Nunca perdonarán tanta tristeza.

Nunca perdonarán tanta miseria.

 

 

 

Enterrad mejor a los muertos,

porque están en el sitio equivocado.

En el miedo a la enfermedad

y en el miedo a la muerte,

y en el laberinto de la locura.

 

Enterrad a los muertos.

Nunca enterraréis su memoria.

 

No hay lugar en el mundo

adonde no llegue ella.

 

 

Manuel Ruiz Amezcua. Una verdad extraña (poesía 1974 - 2021). Ed. Comares, 2021