documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

martes, 17 de mayo de 2022

DE UNO (II)



Caerá con el tiempo nuestro nombre en el olvido,

nadie se acordará de nuestras obras;

pasará nuestra vida como rastro de nube,

Sab 2, 4-6



Decidme qué dulzura

tendrá que adormecer tanta tragedia

qué bondad de los nimbos

empapará el candor de los inmensos

comedores de aire

qué portará el decir

dónde el crujido

del látigo que azota lo absoluto.




***

 


Si fueren destruidos los fundamentos,
¿Qué ha de hacer el justo?

Sal 11, 3 





Es aquí donde miro o un poco

más allá solo esta distancia —no otra—

me engulle pero en el centro

en el abierto toldo

que ensombrece, allí

en la captura de algo

lentitud de los posos—

me abro-miro más

¿cómo mostrar las lejanas esferas

que conozco?



He mirado más

allá de los últimos árboles

sé qué reflejos qué simas

¿qué otro ojo

hace de mí palabra insospechada?

¿cómo hallo lo mudo

y entono cetros de inmortalidad?



***



como una flecha arrojada hacia el blanco: 
el aire desplazado vuelve enseguida a su lugar, 
y se ignora el camino que ella siguió.

Sab 5, 12





(última esfera)



Los sin vida son nuestros

desgarrados ¿dónde

habitan? Son

vientos —nos dijeron— otros

trozos se elevan

más allá. Luces

caídas. Bocas

de luz. No

obstante queman

sus desnudos. Chillan

son

bosques en llamas

picaduras de hielo.



Y nosotros, nosotros

los soñados

los destripados vientos

los Uno desde el Uno

sombríos amadores:

cuánto ardor en carrera

piedras mansas

los con vida

el armazón con muerte

las fauces

de la Casa

cómo ver a través

del escozor —del ojo

mutilado―.



La Casa cumple.



Duermen. Los arroyos

de noche

son laderas rasgadas.



Este amor por lo in-tacto.



Ese ruido —el agua sin tragedia—.



El abrazo tenaz de la locura.





Lola Andrés. De uno. Ed. Contrabando, 2022


lunes, 16 de mayo de 2022

DE UNO (I)


 

la reunión

(narra un observador):



El recinto, la Casa, es lecho de vaivenes.

Los estíos continuos envuelven la Esfera y alimentan al hueso.



Los Uno —vivos— van

muriendo —muertos—. Se acostumbran:

vienen se van.



Mientras

tanto

acciones.



Como siembra

se arruinan y renuevan el brote.

Sacian el hambre. Hurgan.



La Esfera: el templo de las hachas, de las perforaciones,

la cavidad del viento, el tazón

rebosante de clavículas que alteran

la felicidad.



Ella:

durmiente, procreada, alzadora de vivos y de muertos.

Ella:

sustancia pensamiento: urdimbre

de tormentas —¿hay

desdicha?— porque

se despedazan

los pulmones

se tienden

como el charco embarrado.



Uno desdobla el índice y apunta hacia la esfera.

Uno vigila el ojo que salpica de lodo a la jauría.



Salivazos de asombro los quebrados: los Uno

despeñarán su fondo

hacia los intestinos de la Casa.



Reorganizadores, mansos de gesto lento.

Los que se van sin ver.

La andadura tribal corriendo en círculo.

Cantando.



Entre el sueño y el ancho

de los ríos —como una sepultura

alejada del rezo—: cadenas de sonido.



Ver-oler-oír-tocar.

Lo nombrado no engendra más inicios.

Intermitentemente

aúlla la luz.

Los Uno se ladean.

¿Qué puede estar pasando?



Lola Andrés. De uno. Ed. Contrabando, 2022

domingo, 15 de mayo de 2022

Balada del viajero



 

Alguna vez estuve en el pasado,

entonces lo llamábamos presente.

 

Parecía interminable, pero era

tan pequeño y fugaz que terminaba

sin haber empezado. Con el tiempo

aumentó sus dominios, sus fronteras

quedaron rebasadas. Sólo entonces

se volvió interminable y ocupaba

cada vez más espacio: como arena

irritante, entraba en cualquier sitio.

 

Alguna vez estuve en el pasado:

si hoy volviera a vivir entre sus dunas

no podría quedarme en esa arena

minúscula que enreda, araña, hiere.


 

José Carlos Rosales

(de El desierto, la arena, 2006)

 

sábado, 14 de mayo de 2022

Cómo asesinar a un dictador sin que te pesquen (1970)

 




Lo primero es elegir el procedimiento claro,

pero como al fin se trata

de apagar a un individuo

tan opuesto a ti en conducta

que es imposible del todo

posibilidad alguna de acercamiento inocente,

por laboral circunstancia o de simple simpatía,

es aquí del todo absurdo,

y eso es desde el mismo origen,

pues ya en griego simpatía nacía de si padecer

siempre por las mismas cosas,

que Epicuro así decía—,

descartado queda entonces

que te acerques a abrazar

al asno que te disgusta.

Partimos, pues, que se trata

de un individuo lejano que a cenar no va a invitarte

y menos a un desayuno

después de noche fogosa.

Es tu enemigo, y no hay más, aunque él lo desconozca.

Explicado brevemente, el ínclito personaje

ni sabe que tú ya existes,

por mucho que a tí te amargue

la vida o el escribir axila en vez de sobaco,

por ejemplo, o retrasando

el cobro de tu derecho, de izquierdas, valga la frase,

paga extra de verano

para que coincida justo

con el día que él por fin hizo de vientre

sin lavativas ni rezos,

dicho sea como evidente.

Lo segundo a recordar

es que debes actuar

solo,

los cómplices para el cine,

es conflicto personal como si no interesase

nada el daño que a otros haga

el citado personaje.

Si pides ayuda o informas

de tu secreta intención

la ocasión para tu éxito

se reduce a la mitad,

bastaría conque tu cómplice

oliese, por decir algo,

a misal, cera o incienso

para que el éxito acabe

mucho antes de empezar.

Tu acto ha de ser del todo

mudo,

inodoro, incoloro, inesperado, impensable.

Ni siquiera en tu último goce de desnudez y de cama

has de dar a entender

breve a tu dama,

maceta que recoge tu semilla,

según afirman fieles santos infalibles—,

que puedes tardar un tiempo en repetir las cosquillas.

Pronuncia siempre un mañana

y pon en la despedida un gran brillo en tu sonrisa

con significado, aunque falso,

de hasta luego.

El tercero de los puntos

de capital importancia

está relacionado levemente con relojes

y de modo historicista con hojas de calendario

de pared o santuario,

y es este un punto azaroso

sobre el que careces

por completo

de influencia.

Te obligas, tengas cita previa

con el peluquero

o que se te haya inflamado el prepucio traicionero,

a que una fecha muy concreta se te infle

de importancia para muchos

como se infla

el vientre de una rana si le soplas

con una paja introducida en el culo.

Por algo más que por curiosidad

debes consultar

y elegir para el histórico suceso

un buen nombre en el santoral del día,

advierte que no es igual

que elijas entre el ramillete de los bienaventurados

de un día determinado

a san Gilberto de Sempringham,

fundador de monasterios dúplices,

que a san Rabano Mauro,

aficionado a caligramas para solitarios.

Hay un hilo invisible con el más allá

que puede hacer que llueva o ventee según escojas.

Finalmente,

y dado que no existe dictador eliminable que no peque de aburrido,

y que su mérito principal es siempre la repetición cansina interminable

del mismo comportamiento día tras día

cuando busca aplausos y vivas entre muchedumbres

cansinas e interminables una vez y otra vez,

no has de buscar días especiales sino días cansinos de vivas interminables,

o sea,

que has de procurar para tu acto trascendente

un día interminable y cansino,

que habitualmente, y eso importa,

suele ser día sin paraguas.

Llega el momento, por fin,

consultada prensa o radio,

y cuidadosamente examinado un mapa

callejero.

Es aconsejable, con antelación y soledad,

que, como quien va buscando la oficina de un notario,

llegues a detenerte dos segundos

en el preciso lugar del portentoso momento,

que es muy aconsejable que esté próximo a un lugar para peatones,

lo que obligará al famoso a saludar brazo en alto a la gente entusiasmada,

próximo ya el desgraciado a penetrar

en la cueva,

que tanto da que sea iglesia, diputación o negocio,

y es seguro que tendrá

banderas.

¿El desenlace?

Tonto serás si no comprendes

la facilidad

del suceso escrito ya en la Eternidad.

¡Te has de hacer muy invisible!

Invisible es un lobo en la manada,

un cerdo en la piara,

un caballo en la yeguada,

una gaviota en la bandada,

un buey en la boyada,

una perdiz en la torada,

y hasta un soldado en el hatajo.

Invisible, no importará que grites

como todos,

la borregada no se ve,

todos parecerán feos espantajos.

Grita fuerte.

No serás juzgado por tal escupitajo.

Ni te verán, no existes.

Saca la Smith Wesson M29 corta.

Apunta por instinto, es infalible,

la muchedumbre es ciega, no te ven.

A la cabeza.

Disfruta del espanto.

Como invisible, luego vuela.

Márchate de allí, más hazlo andando,

y si prefieres, exclamando

con frases de gran susto

la gran desgracia de venir volando

una piedra, un cohete, una cagada

de un pájaro volando.

No dejes plumas, finge muy gran llanto.

Ve caminando.

Pasea hasta un cine:

a ver Sopa de ganso.



Antonio Santos Barranca


viernes, 13 de mayo de 2022

CURSO DE VERANO: VOCES DEL EXTREMO. LA POESÍA QUE NOS TRANSFORMA CAMBIA EL MUNDO

 


UNIVERSIDAD INTERNACIONAL DE ANDALUCÍA

SEDE DE LA RÁBIDA (HUELVA)


ENCUENTRO DE VERANO

del 25 al 27 de JULIO de 2022


Programa:


¿Problemas con los frenos de
emergencia? La poesía ante el
colapso de las energías fósiles.

Dr. Jorge Riechmann. Poeta.
Universidad Autónoma de Madrid.

 


Las hijas salvajes de Gloria Fuertes. Poesía
femenina en los tiempos del
neoliberalismo.
Dr. Rafael Calero. Poeta. Universidad de
Granada.

 


El credo natural. Espíritu, naturaleza y
comunidad.
D. Daniel Macías Díaz. Poeta.

 

Lugar sin mundo. La otra poesía de la
conciencia.
Dr. Antonio Méndez Rubio. Poeta.
Universidad de Valencia.

 


Aullido. Influencia de la poesía beat en
España.
D. Uberto Stabile. Editor. Poeta. 

 


Literatura y educación: ¿Queremos
enseñar a pensar?
Dra. Montserrat Villar González. Universidad de Vigo. Poeta.



La frontera que delimita el silencio.
Sobre poesía y clase social en el
campo literario actual.
Dra. Ángela Martínez Fernández.
Poeta. Universidad de Alcalá de Henares.

 

 

La poesía en la calle: cuando los
muros son la respuesta.
Dr. Antonio Orihuela Parrales. Universidad de Sevilla. Poeta. 

 

 

Inscripciones en:  https://www.unia.es/es/oferta-academica/oferta-rabida/item/voces-del-extremo-la-poesia-que-nos-transforma-cambia-el-mundo



El curso se presenta con los objetivos de descubrir en la POESÍA una forma de estar en el mundo, de transformarse y ayudar desde ese cambio personal a la construcción de un futuro socialmente sostenible y humanamente habitable para todos; convivir y disfrutar del magisterio de algunos de los mejores poetas actuales, como Montserrat Villar González, Ángela Martínez-Fernández, Antonio Méndez Rubio, Jorge Riechmann, Uberto Stabile, Rafael Calero o Daniel Macías Díaz; y, por último, participar en los debates, las reflexiones y las construcciones colectivas de pensamiento crítico a través de la poesía.

 


Matriculación
Las personas interesadas en matricularse en estos cursos o
encuentros deberán formalizar su inscripción
El importe de la matrícula es de 45



Ayudas

Las solicitudes se presentarán en el impreso normalizado establecido al efecto, el cual estará disponible en las distintas Sedes y en el Rectorado de la Universidad, así como en la página web de esta Universidad (www.unia.es).

Quienes deseen solicitar ayuda deberán presentar la siguiente documentación:

1. Impreso de solicitud normalizado disponible en la dirección: https://www.unia.es/oferta-academica/cursos-de-verano/impresos-cv, y en cualquiera de las Sedes de esta Universidad.
2. Fotocopia del DNI/NIE/Pasaporte.
3. Documentación acreditativa de la titulación o titulaciones académicas, en caso de que la posea, y el o los expedientes académicos de las mismas.
4. Documentación acreditativa de las circunstancias socio-familiares.
5. Curriculum Vitae.

La solicitudes de ayudas, junto con la documentación correspondiente, se podrán presentar a través de la dirección de correo electrónico becas.cursos.verano@unia.es, o por cualquiera de los medios previstos en la Ley 39/2015 de 1 de octubre del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

 

PLAZO DE SOLICITUD DE AYUDAS

El plazo de solicitud de ayudas concluirá el 10 de junio para los cursos o encuentros que se desarrollen en cualquiera de las sedes.

 

MODALIDADES DE AYUDAS

Las modalidades de ayudas convocadas son:
a) De matrícula.
b) De alojamiento. La ayuda consistirá en que la Universidad proporcionará alojamiento al alumnado, en sus instalaciones propias y en habitación compartida, durante los días de duración del curso o encuentro para el que se concede.

Sólo podrá obtenerse ayuda para una de las actividades académicas programadas. En este sentido, los/las solicitantes deberán hacer constar los cursos o encuentros para los que solicitan la ayuda, en el orden de prioridad que consideren.

En ningún caso las ayudas concedidas incluirán los precios públicos por apertura de expediente y expedición de certificados (8€).

La Universidad hará pública la relación de solicitantes que hubiesen obtenido alguna ayuda, con expresión de la modalidad de la misma.

Las bases de la convocatoria se encuentran disponibles en nuestra web www.unia.es

 


jueves, 12 de mayo de 2022

IRATXE AHORA ME MIRA MIENTRAS ESCRIBO







Iratxe ahora me mira mientras escribo esto,



llevo en mi pelo largo de poeta 

una corona de flores de tela



sonríe y me pregunta, en qué estás, trasto?



en La Bella Revolución, le digo, 

mientras nos rodean los gatos

en nuestra casa amante, y dice:



y por fin sale?



Digo: Sí. Y ¿qué dice? Pregunta.



No lo sé todavía hasta que no lo lea, 

contesto a la vez que retrinan los pájaros.
“Yo sólo transcribo”, 

un fuerte empuje de viento mece las altas copas










***







Zorionak Iratxe

por salvar a cada animalito que tenemos en casa de un mundo que los rompió,

A la gata Ali le quemaban para divertirse la carita con un cigarro,

Brisa fue atropellada y se arrastraba con la parte posterior del cuerpo destrozado,

Simba, Ariel, Pantera... abandonados de pequeños en una caja

El perro viene del lobo

El gato, de los grandes felinos, la luna 

Les arrebatamos su espacio

y los condenamos a vivir entre los claroscuros de la puta ciudad

(que puta es una esclava por liberar; 

pero ciudad además es Chula)



Ellos aún sueñan, 

cuando mueven mucho sus cuerpitos

con ese lugar Aquel mundo

Que debemos retornarles, 

la deuda que no cesa a los inocentes





***





JUNTOS NOS IREMOS ALGUNA VEZ



Juntos nos iremos alguna vez, 

pero no importa, porque te veo.



Juntos nos iremos alguna vez, 

pero no importa porque te siento.



Juntos escribiremos un último capítulo alguna vez,

yo ya lo estoy escribiendo

y ya ves que no es el último,



yo ya lo estoy contando y ya ves que no paro



y tú me estás escuchando

y ya ves que no nos detenemos.



Juntos nos iremos alguna vez como las almas.



Juntos nos iremos alguna vez como los ríos.



Pero las almas son el universo. 

Pero los ríos van a dar al mar.




Junto a ti encontré la manera de conocerme. 

A mí me dijeron: esto eres, pero era mentira.



Como un reo de cien años que va al río 

y ve en su reflejo algo que no distingue.



Los reflejos de este mundo son numerosos, 

juntos nos iremos algún día.



Las canciones son como los trenes, 

no paran de pasar.



Un canto único lo recorre todo, al toro en el valle,

a la luna en la noche.



Ese canto eres tú. Ese canto soy yo.



Y no hay maderas que lo acallen.

No hay cemento que lo tape, 

no hay tierra que lo mitigue.



Juntos nos iremos alguna vez pero cantando

este canto

que no cesa: y dice:

Juntos nos iremos alguna vez. 

Y vestida de boda, me esperas como el alba a la noche.



El amor es un barco siempre en alta mar. 

Tu fuego es mi fuego, tu hielo es mi hielo.



El olvido no existe entre las hojas verdes. 

La memoria preside los cortejos de la primavera.



Lo que cae por las montañas en marzo de colores

somos tú y yo, amor, eternamente.



Iratxe mi amiga Iratxe mi amante Iratxe mi madre

Iratxe la tierra y la senda






Ángel Padilla. La bella revolución. Ed. Amargord, 2022













 





miércoles, 11 de mayo de 2022

EL PADRE NUESTRO






Padre vuestro, aléjate, ya resonó demasiado tu nombre,

no eres bienvenido en esta casa reconquistada.

Cuando la libertad sea en la tierra como en el cielo

tú serás por fin el que no tenga pan en las manos

porque fue luengo el tiempo en que lo repartiste mal -o no lo diste-, 

ahora ante mi antorcha

Arde.







 Ángel Padilla. La bella revolución. Ed. Amargord, 2022

 

martes, 10 de mayo de 2022

LA BELLA REVOLUCIÓN de ÁNGEL PADILLA (III)

 




Este libro lo está escribiendo un Nosotros o quizá por Nadie,

no tengo referencia de quien dicta estas letras





(sólo sé que hay un amor que no me deja dormir)










***










Pasadas unas horas tú sólo mira el cielo





Pasadas unas horas mira el cielo








Ángel Padilla. La bella revolución. Ed. Amargord, 2022













lunes, 9 de mayo de 2022

LA BELLA REVOLUCIÓN de ÁNGEL PADILLA (II)





Decir de los silenciados





Silenciosamente, los Nadie.

Millones, tan lejos y tan cerca, Nadie. Ocultos a nuestra vista, en ruinosas naves.



Tú sabes de una patria, y de una madre. Sabes de tus hermanos, del primaveral parque.

Ellos son millones sin nombre ni aire

y pisando su sangre, y pisando su sangre.





Arráncame el Sol. Arráncame el Sol.

Que yo no puedo verlo desde mi balcón.



Arráncame el Sol. Arráncame el Sol.

Que yo no puedo verlo desde mi balcón.





Necesitamos alguien que entregue su vida Necesitamos alguien que nos dé sus dedos




Necesitamos alguien que deje su casa Necesitamos alguien que venga a la rosa Necesitamos alguien que huela esta sangre Necesitamos alguien que llegue a esta orilla Necesitamos alguien que arribe a esta piel Necesitamos alguien capaz de olernos Necesitamos alguien que sea una iglesia Necesitamos alguien que no tenga paredes Necesitamos alguien que sea sólo cielo Necesitamos gente dispuesta a morir Necesitamos alguien con lengua de playa Necesitamos gente con pies de caballo Necesitamos amigos en esta noche...





Necesito que vengas, amor amor. Yo te ruego que acudas enseguida.

Alguien ha recitado un poema de muerte. El verdugo silencia mis cartas.



Tú ¿me sigues mandando cartas?, yo te sueño, eres el mar.

Ojalá adentres tu cielo

y me abraces mientras muero.



Arráncame el Sol. Arráncame el Sol.



Que yo no puedo verlo desde mi balcón.



Arráncame el Sol. Arráncame el Sol.

Que yo no puedo verlo desde mi balcón.



Necesitamos hombres niños Necesitamos mujeres flores. Necesitamos niños de hierba. Necesitamos martillos.



Necesitamos cizallas. Necesitamos batallas,

que luego entréis sin miedo y nos miréis a los ojos.







Ángel Padilla. La bella revolución. Ed. Amargord, 2022


domingo, 8 de mayo de 2022

LA BELLA REVOLUCIÓN de ÁNGEL PADILLA (I)

 




Carta a los aún no nacidos

Esperanza traéis.

Sois todo lo que responde a los ruegos de las ramas azules temblorosas en el mar de la noche.



Venid, acercaos,

es luenga la pena.





2



Esperad a la noche. Reuníos,

os reconoceré, porque tenéis pintadas las uñas de oro,

y esperad.

Voz de las estrellas: Porfinllegados,

este es el día en que la mentira será puesta del revés,

en que el río retornará por los cauces


resecos,

decidme lo que soñáis porque es mi mismo sueño.



Porfinllegadas,

este es el día en que las aves en las jaulas se han puesto nerviosas,

¿no sentís su alegría?



Los poblados en fuego

y duermen los durmientes se queman en sus lechos

y creen que esto es mundo mira el poblado negro,

están listos los cuencos, de agua. Mirad por los zarzales,

están todos los mapas.



Hoy sois más que estrellas.

Y le hablo a vuestro dentro de cien años.



Imaginaos que la tierra es noche, porfinllegados,

estrellas, y la tenéis que amanecer.



Pero de un alba lleno su cielo de animales libres.




El primer día en que habrá Defensa en el campo, y no en la ciudad.



Me parecéis un agua de tantos que os veo reunidos, un mar.

En los mapas: las puertas. Comenzad, antes de que despierten. Esperanza traéis.




(Dijeron: somos pocos para esta bella guerra.

Avanzaron

y en el verbo avanzar vieron que eran millones.)





Yo no sé lo que es una hoja, firmememente lo digo, pero sé lo que es un hermano



Yo no sé lo que es un hermano, firmemente lo digo, pero sé lo que es una hoja.






Ángel Padilla. La bella revolución. Ed. Amargord, 2022



sábado, 7 de mayo de 2022

LOS PERROS




LOS PERROS duermen en las aceras 

con la misma confianza que mi perro 

en mi casa y en su colchoncito. 


Una mujer limpia el polvo de su lecho 

con una escoba diminuta, pagoda, 

estupa al revés 

del sueño. 

 

 

Antonio Orihuela. Madera de un solo árbol. Cuaderno de Nepal. Ed. Delirio. 

viernes, 6 de mayo de 2022

10 NIÑERÍAS de ROSARIO LUENGO & JUAN M. MERCHÁN





1. Aquí yace – atrapado para siempre – el virtuoso caballero Amadís de Jaula.

2. La desconfianza acudió a La Casa de los Nombres en busca de uno más presentable.

3. Los verbos indecisos nos miran de reojo.

4. Siente celos el rey del peón de damas.

5. Los hombres sabios hablan en voz baja porque piensan altamente.

6. Las embarazadas guardan en su panza el centro del universo.

7. Los bebés se chupan el dedo pulgar porque no saben contar hasta cinco.

8. La farolas envidian a los árboles porque también quieren florecer en primavera.

9. Los árboles envidian a las farolas porque quieren encenderse de noche.

10. En el futuro todas las guerras estarán en el museo de la vergüenza.



Rosario Luengo & Juan M. Merchan. Niñerías. Ed. La Luna Libros 

Ilustración de Matilde Granado Belvis

jueves, 5 de mayo de 2022

4 poemas de W de JORGE RIECHMANN


 

Escribía

el poeta César Simón:

 

Con qué ignorancia arrulla la paloma.

Afanosamente buscan ramas y estopas

ciertos obcecados mamíferos

y con un frenesí calenturiento

que les obliga a cerrar los ojos

copulan.

Soy demasiado viejo para creer...

 

¿Cierran los ojos

para no ver

o para ver quizá más hondo

y hacia adentro?

 

El frenesí

¿siempre es extravío?

 

¿Son las palomas

de verdad

tan ignorantes?

 

¿O quizá porque amar entraña

una aceptación radical del otro

nos permite verle

como realmente es?

 

A Wrongo le gustaría corregir

al menos el último verso:

 

soy demasiado viejo

para no amar

 

***


¿Quién sabe vivir?

 

Ninguno sabe:

probablemente

ni siquiera los reputados sabios

 

(y por cierto que algunos de ellos

menos que nadie)

 

Y sin embargo

constantemente

nos enseñamos a vivir unos a otros

 

El que no sabe enseña

lo que si supiera

sabría

 

Milagros

cotidianos


***


Wrongo advierte:

es la falta de imaginación

lo que os está perdiendo

lo que os está minando

lo que acabará con todos...

 

 

 ***

 

Wrongo no dice

QUÉ BELLO ES VIVIR, sino

ESTÁS EN PELIGRO

 





Jorge Riechmann. W. Rengo Wrongo seguido de Historias del señor W. Ed. Gato encerrado. Toledo, 2022

miércoles, 4 de mayo de 2022

8 poemas de W de JORGE RIECHMANN



 

Cuando John Tain, en 2008, asumió la presidencia de Merrill-Lynch, gastó –a costa de la empresa— 1’2 millones de dólares en reformar su despacho y renovar el mobiliario. Ahí iban incluidos 87.000 dólares por una alfombra, 35.000 por una cómoda, 18.000 por el escritorio...

 

Se les llena la boca de desmaterialización

y en realidad lo que hace una mano

sin que lo sepa la otra

(o al menos eso es lo que una mano

dice de la otra

sin que la segunda mano contradiga a la primera)

es barrer la basura debajo de la alfombra

 

La mujer de la limpieza no se engaña a sí misma

pero el ocupante del carísimo despacho

donde ella está trabajando

sí que llega a creerse sus propias mentiras

 

***


Compra o nos hundimos, dice el capitalismo

Compra y nos hundimos, dice la biosfera


***


Puedes tener democracia

o puedes tener capitalismo –bien que lo sabe Wrongo

 

No puedes tener

los dos a la vez

 

***


Para hacer algo grande

algo realmente grande

–piensa Wrongo en el Proyecto Manhattan

o en el Reich de los mil años

o en Wikileaks– hay que tener un punto de locura

y recursos inagotables de desprecio

por los seres humanos

 

Una sociedad democrática

es aquella que logra controlar

con alguna eficacia a los grandes tipos

capaces de hacer algo grande de verdad

 

 

 ***

 

El sistema es antisistema

 

El capitalismo es extremista

hasta un nivel que desafía la imaginación

El comunismo debería ser moderación humanista

der Kommunismus ist das Mittlere decía Bert Brecht:

un mesotés aristotélico

una vía media budista o fransciscana

 

El comunismo no es radical glosaba Walter Benjamin:

lo radical es el capitalismo

 

Lástima que a menudo

lo no tan radical se contagió de la hybris

que envenena lo humano

(Wrongo recuerda casi todo, desde Kronstadt

pasando por Katyn hasta el “caso Padilla”)

 

Eso sí: desde el 89

el sistema de la mercancía

se quedó sin rivales en radicalidad

 

 

***


El cuerpo perfecto

en el coche perfecto

dentro del garaje perfecto

junto al chalé perfecto

bien protegido por los guardias de seguridad perfectos

y compartido con la pareja perfecta

que acaba de regresar de la compra perfecta

dispuesta para el paseo por la urbanización perfecta

mientras se hacen planes para el veraneo perfecto

y se evalúan las notas perfectas de los vástagos perfectos

que estudian en el colegio privado perfecto

 

y para lograr todo eso

corres sin moverte del sitio

como el ratón enjaulado en su rueda giratoria

 

O eso

o aceptar la realidad


 

*** 

 

No salir

en la Operación Salida

 

ni regresar

en la Operación Retorno

 

y luego preguntar al viejo Lao Zi

qué opina de la sociedad donde los automóviles

dominan a los hombres

 

 ***


Llaman “buenismo” a todo lo que se desvía

de la ortodoxa adoración

del poder y el dinero

 


Jorge Riechmann. W. Rengo Wrongo seguido de Historias del señor W. Ed. Gato encerrado. Toledo, 2022